Gobierno se olvida de los pacientes crónicos en medio del coronavirus

Comparte

Luego de que se registraran los primeros casos en el país, a mediados de marzo Nicolás Maduro decretó cuarentena social en todo el territorio nacional a fin de evitar la propagación de la covid-19, que fue declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una pandemia. 

Con estas medidas vinieron restricciones a todos los ciudadanos. Claramente fuera de todas estas restricciones están los pacientes con enfermedades crónicas, quienes frecuentemente deben recibir tratamiento de quimioterapia, transfusiones sanguíneas o diálisis, por solo nombrar los casos más recurrentes.

Pero lograr el cumplimiento de sus tratamientos los pacientes deben trasladarse constantemente desde sus hogares a centros hospitalarios, supuestamente teniendo prioridad para acceder a servicios básicos como el suministro de gasolina. Sin embargo, esto no parece importarle a las autoridades de estados como Lara, donde estas personas son obligadas a pasar días en colas para surtir de combustibles.

Así lo denunció Gilberto Querales, paciente renal de la entidad, quien ha sido sometido a pasar horas en una cola para surtir gasolina, aún cuando informe a los funcionarios que es paciente de diálisis.

Según lo reseñado por La Prensa de Lara, Querales junto a otro grupo de pacientes crónicos han emprendido una búsqueda diaria por las estaciones de gasolina para ver en cuál pueden surtir sus vehículos, medio de transporte necesario para ir hasta sus centros de salud.

«Tengo diálisis a las 2:00 de la tarde, lo he dicho mil veces en la bomba pero a los funcionarios parece no importarle», comenta a la prensa. Minutos antes, este paciente renal debió bajarse de su carro, pues el calor, la falta de alimentos y las horas en cola comenzaban a hacer estragos.  «Van a ser las doce del mediodía y yo no he desayunado. Estoy mareando, tengo la tensión alta».

A través de redes sociales los ciudadanos han contando cómo los funcionarios de los cuerpos de seguridad han decidido hacer la vista a un lado ante la necesidad de los pacientes con patologías crónicas. Así lo denunció Stephany Tovar, quien narró cómo en una bomba de combustible en San Félix, estado Bolívar, los efectivos de la GN le aseguraron que no era “su problema” si estas personas no tenía gasolina suficiente como para llevar a su suegro a cumplir con su necesario tratamiento de quimioterapia. 

La joven contó que aún cuando mostraron a los efectivos todos los informes médicos que dejaban constancia de la condición médica del padre de su pareja, estos no les permitieron surtir su vehículo con combustible.

ONG al rescate

Desde hace año en Venezuela existen varias organizaciones no gubernamentales, dedicadas a velar por los derechos de las personas con alguna enfermedad crónica, entre esas están Codevida y Amigos Trasplantados de Venezuela (ATV). En los últimos días ambas ONG han denunciado “que el Estado venezolano decretó una serie de medidas: cuarentena social, restricción en el suministro de combustible exceptuando a algunos sectores, control por parte de los sistemas de seguridad en tránsito de las personas; medidas para la contención del covid-19, que repercuten en la vida de la población vulnerable antes mencionadas”. 

A juicio de Reymer Villamizar directivo de ATV, estas medidas han ocasionado que las personas que requieren tratamiento sustitutivo renal no puedan asistir a sus unidades de diálisis, también ha impedido que las personas ya trasplantadas puedan acudir a farmacias de alto costo dependientes del Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS) a retirar sus inmunosupresores, necesarios para mantener el nuevo órgano, 

Es por ello que para el directivo de esta organización “la covid-19 aparece en un momento catastrófico, no solo para las personas con condiciones de salud crónica, sino para todo el país; pero en especial nosotros, quienes dependemos del sistema de salud público, que no sirve, que está totalmente destrozado, desarticulado. Entonces, vemos con marcada preocupación y esto lo remarcamos, como se sigue jugando a la improvisación”.

Desde ATV detallaron que aunque la tasa de mortalidad generada por la enfermedad del coronavirus es bastante baja ellos, como personas con patologías crónicas, representan ese “1% al 5% para los que el virus es más peligroso; o sea, la consecuencia es letal”.

“Entonces, debemos estar más preocupados, nos preocupa enormemente esta situación y más cuando vemos que estamos ante un sistema de salud que no está preparado para tal situación, para tal emergencia”, denunció. 

Para Villamizar es necesario recordar que de no cumplir con sus tratamientos, los pacientes con patologías crónicas como cáncer, trasplantados o que requieran de diálisis no pueden hacer un alto en sus tratamientos, esto podría causar daño irreparables en su salud e incluso podría llevarlos a la muerte. 

En un comunicado conjunto, las ONG Codevida y Amigos Trasplantados de Venezuela señalan que los paciente renales en diálisis son cerca de 10.000 personassumado a los 2.600 trasplantados de órganos al dificultarse el retiro de sus medicamentos inmunosupresores para evitar los posibles rechazos que pudiese ocasionar el no contar con los mismos.

“La situación actual de las personas que tienen una condición de salud renal es catastrófica, la situación es grave. Si la veníamos alertando desde hace tiempo, motivado a la crisis humanitaria compleja que vivimos en el país donde no hay medicamentos; las unidades de diálisis están cada vez peor; no hay agua para que puedan realizarse los tratamientos; la electricidad falla casi siempre, sobre todo en el interior, y la mayoría de estas unidades no cuenta con plantas generadoras de electricidad; las personas trasplantadas nos les llegan los medicamentos, debo decirte que la situación para nosotros, quienes estamos en esta condición de salud y que requerimos y dependemos de un sistema de salud público, de verdad que es alarmante”, subrayó Reymer Villamizar.

¿Cuáles son las consecuencias para los pacientes? 

El organismo de las persona que no recibe diálisis comienza a experimentar problemas, retener líquidos, se continúa contaminando; lo que causa, náuseas, vómitos, escozor y picor en el cuerpo, y lo más peligroso, que subyace en todo eso, es que al retener esos líquidos, se les va a sus pulmones, según explicó a TalCual el directivo de ATV.

Esto podría tener como desenlace “edemas agudos de pulmón y la persona fallece con un paro respiratorio por no dializarse. Cuando una persona se salta dos o tres diálisis está propensa a caer en ese episodio o en ese estado crítico”. 

Es por esto y ante la urgencia de continuar con su tratamiento, que vemos a través de redes sociales cómo los venezolanos han optado por pedir la colaboración de la ciudadanía, con la única intención de lograr que sus allegados llegue a los centros de salud, a cumplir con su proceso de quimioterapia, diálisis o incluso transfusiones. 

Siga leyendo en https://talcualdigital.com/gobierno-se-olvida-de-los-pacientes-cronicos-en-medio-del-coronavirus/

Deja una respuesta