Costumbres y tradiciones en tiempos convulsionados

Comparte

Es evidente que la crisis política, económica y social que confronta el país, coloca en vilo las tradiciones y costumbres, que han hecho de la Semana Santa, una de las temporadas de mayor arraigo popular.  Un nuevo elemento se agrega, el Covid-19.

Las costumbres son hábitos adquiridos por la repetición de actos de la misma especie, o una práctica muy usada o recibida, que adquiere fuerza de precepto. Adicionalmente, puede considerarse, lo que por genio o propensión, se hace comúnmente. Las costumbres también son consideradas, como un conjunto de cualidades o inclinaciones, y usos que forman el carácter distintivo de una nación o persona.

Por su parte, las tradiciones   son consideradas como doctrinas o costumbres conservadas por los pueblos, transmitidas de padres a hijos. Tomando en consideración estas dos acepciones conceptuales; la Semana Santa, forma parte de esos tiempos, donde las tradiciones y costumbres, marcan una etapa en la vida de los pueblos,  resaltando por usos y costumbres; pero que adicionalmente, identifican los rasgos culturales de cada pueblo o región.

Estas costumbres y tradiciones están seriamente amenazadas por la crisis política, económica y social que atraviesa el país. Lo que antes se podía hacer con facilidad, hoy; producto del proceso inflacionario, resulta difícil preservar.  

PERSPECTIVA RELIGIOSA

Desde una perspectiva religiosa, la Biblia  no marca cronológicamente un tiempo especifico para la Semana Santa, pero el mundo, por tradición y costumbre, celebra la muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, dentro de las tradiciones más importantes, celebra el viacrucis, como evento central de la cuaresma.

EVENTOS POPULARES

La quema de Judas, aunque no es un evento religioso, sino popular; está vinculado con aquél discípulo que vendió a Jesús por 30 monedas de plata a los romanos. La quema de Judas, se inclina más hacia una tradición eminentemente popular, donde los pueblos manifiestan de manera jocosa y de protesta, desacuerdos con los gobiernos de turnos, algunas figuras del ambiente político; o con algún personaje de transcendencia popular.

En estos eventos, elaboran un manifiesto, que en forma de legado, refiere elementos de la cotidianidad. En caso, de que alguna comunidad lo celebre, el Covid-19, con seguridad, formará parte de los judas a quemar este año.

CRISIS ECONOMICA Y POLITICA

La tradición de la Semana Santa, llamada también Semana Mayor; surge este año, seriamente afectada. La crisis socio-política que vive el país, con una economía literalmente destruida, afectada por un proceso hiperinflacionario sin precedentes en la historia, y donde un conflicto ideológico permanente, coloca al borde del abismo estas tradiciones. No es fácil, en estos tiempos para una familia, preparar un plato de escabeche; por ejemplo, con el excesivo costo del pescado y los ingredientes, que este delicioso plato contiene. O preparar algún dulce que por costumbre se adapta a la época; como por ejemplo, un dulce de buñuelos.

COVID-19: UN ELEMENTO NUEVO

Otro de los factores que irrumpe contra estas tradiciones y costumbres, es la sorprendente pandemia del Coronavirus, o Covid-19. En torno a este aspecto, la Organización mundial de la Salud, recomienda medidas de prevención, que bajo órdenes oficiales, son impartidas por los diferentes gobiernos, para evitar el contagio de este virus, que mantiene al mundo en vilo.

La concentración de personas en las playas y en los sitios turísticos, no serán posibles porque, esta; forma parte de las medidas de prevención, que con mayor énfasis, recomiendan las autoridades sanitarias, para evitar el contagio del Covid-19. Este año, no veremos la concentración de personas en las playas seleccionadas para el esparcimiento de la época.

PLATOS TRADICIONALES

Cuando nos adentramos hacia los rasgos que identifican los pueblos, por tradición y costumbre, estos resaltan algunas cualidades y destrezas, que desde el punto de vista culinario, identifican a la Semana Santa, como un tiempo apropiado para la elaboración de dulces y comidas de la época.

En la zona Centro-Norte de Falcón se encuentra Puerto Cumarebo. Su ubicación costera ejerce una notoria influencia, en las costumbres y tradiciones, que ha llevado a los Cumareberos a preparar el escabeche, como uno de los platos más exquisitos. Su preparación, contiene entre otros ingredientes: El pescado como fuente principal, se le agrega cebolla, pimienta, limón, pimentón, ají dulce y vinagre blanco, dejándolo macerar por un tiempo, hasta que este logra un sabor muy particular que resalta al paladar. Este plato no se observa, generalmente, en otras épocas del año, sino en Semana Santa.

DULCES

Uno de los dulces más tradicionales en Semana Santa, es el dulce de leche coriano. La historia de la corianidad, registra uno de los dulces más famosos y solicitados; el Dulce de Leche de Cabra.

El Dulce de Leche de Cabra, tan reconocido en Coro, tiene a Elvira Gutiérrez, como una de sus máximas exponentes.   A Elvira Gutiérrez, corresponde la receta original del Dulce de Leche de Cabra. Luego, su hermana Carmen Gutiérrez, prosiguió con esta tradición que aún, en el transcurrir del tiempo se mantiene, siendo parte de las principales tradicionales de la Semana Santa. Uno de los secretos de esta tradición, está en el batido de este postre, según revelan sus propias autoras.

BUÑUELOS DE YUCA

Los buñuelos de yuca, son unos de los dulces más tradicionales de Semana Santa. Consultada Teresa Uzcategui, dijo que los buñuelos de yuca, llevan como ingredientes 500 gramos de papelón en pedazos pequeños, 2 tazas de agua, 12 clavos de especia, para preparar un melado; 3/4 de kilo de yuca, 6 tazas de agua, 3 cucharaditas de sal, 1/3 de queso blando duro, rallado, 1 huevo y 1 taza de aceite para freír.

Se prepara de la siguiente manera: 1.- Se prepara un melado de papelón en una olla grande para que no se derrame al hervir,  colocando el papelón en  trocitos con las dos tazas de agua y los clavos. Luego, se cocina a fuego fuerte de 18 a 20 minutos o hasta que las gotas caigan lentamente en una cuchara de madera, formando una pequeña hebra. Se retira del fuego, se cuela inmediatamente para eliminar los clavos e impurezas y se coloca aparte.

2.- Se pela la yuca, se parte en pedazos, se le quita la vena central y otras partes duras. Se lava y se pone en una olla al fuego con agua que la cubra, aproximadamente 6 tazas. Luego se cocina 30 minutos, se le agregan 3 cucharaditas de sal y se continúa cocinando hasta ablandar, alrededor de 30 minutos más. Se retira del fuego, se escurre y se pone aparte hasta que se enfríe un poco.

3.- Se muelen juntos y finamente la yuca y el queso. Se ponen en un envase, se le agrega el huevo, se mezcla bien hasta formar una pasta homogénea.

4.- Se coloca en un caldero pequeño y se pone suficientemente aceite para calentar.

5.- Para hacer los buñuelos se toma con la punta de los dedos mojados o con una cuchara, un poquito de la mezcla y ayudándose con otra cuchara, se dejan caer en el aceite caliente, uno a uno sin darle forma o alisarlos. Deben quedar de forma irregular para que el melado se les impregne mejor. Se fríen pocos a la vez, dándoles vueltas con una cuchara perforada, hasta dorar bien, 3 minutos en total. Se escurren bien y se colocan sobre papel absorbente para eliminarles el exceso de grasa.

6.- Se ponen los buñuelos en un envase profundo y se bañan con el melado de papelón caliente cuando se van a servir.   

JUEGOS TRADICIONALES

Entre los juegos tradicionales resalta el festival del volantín. Aquí se presenta una combinación de destrezas manuales transferidas de generación en generación, en la elaboración de los volantines de diferentes formas y tamaños; y coloridos adicionalmente. Estos se elevan en espacios abiertos a favor del viento, que generalmente, en esta época del año, sopla con mayor fuerza. Estos juegos, también han sido suspendidos a causa del Covid-19, tras la implementación de medidas que prohíben la concentración de personas; además del estricto cumplimiento de la cuarentena colectiva.

Lo cierto es, que todas estas tradiciones y costumbres que identifican la Semana Santa, se verán seriamente afectadas por el la turbulencia que representa la realidad política, económica y social de un país como Venezuela, que se ha caracterizado a lo largo de los años, por ser una de las naciones, que resaltan por conservar y preservar las tradiciones de Semana Santa.

Luis Hidalgo CNP 13501

Deja una respuesta