Nacional

Trabajadores del Seguro Social en Carúpano despachan al aire libre por falta de sede

Comparte

Luis Bermúdez llegó de Irapa, acalorado y con un fajo de papeles en la mano, a la llamada “Esquina de La Challa”, en la intersección de la calle Carabobo con la calle Cantaura de Carúpano, estado Sucre. La intención era entregar los documentos que requiere el Instituto Venezolano de Seguro Social (IVSS) para comenzar a percibir su pensión.

En una mesita de la cafetería, al aire libre, dos funcionarias lo atendieron y le dieron las instrucciones para seguir con el proceso.

Un futuro pensionado de la zona de Paria, proveniente de Valdez, Mariño y Cajigal, debe trasladarse desde su localidad, en el extremo este de la entidad, a Cumaná para que una vez revisados los documentos, metan en el sistema sus solicitudes y puedan comenzar a cobrar.

Dos trabajadores del Seguro Social se turnan para atender un promedio de 100 personas diarias, dos veces a la semana. Sólo dan respuestas parciales, porque quienes tienen necesidad de trámites relacionados con pensiones, prestaciones dinerarias, constancias y otros documentos deben irse a Cumaná.

La falta de computadoras y conexiones a Internet, les impiden concretar soluciones definitivas y es por ello que le piden a la gente que asista a la oficina que queda en la capital del estado.

Sin sede

Y es que los trabajadores del organismo, tras ser desalojados de la tradicional sede, en la calle Güiria, quedaron flotando en puntos improvisados donde atienden a quienes logran encontrarlos.

De acuerdo a informaciones extraoficiales, al organismo se le ofreció una oficina en el edificio Fundabermúdez, pero debido a que se trata de un inmueble inhabilitado por los bomberos y Protección Civil (PC), no aceptaron el espacio.

También les dieron un pequeño espacio en la Casa Sindical, donde funciona actualmente la sede de la gobernación en Carúpano, pero la oficina es del movimiento emprendedor y es poco lo que pueden hacer allí.

Incomodidad

Ángela Ruiz, proveniente de Canchunchú, acompañaba a su esposo con Alzheimer para meter sus papeles. Dijo que le costó conseguir a la gente del Seguro, pero lo que más le preocupa es que deberán ir a Cumaná, para que los documentos los metan en el sistema y el señor comience a cobrar.

María Yegüez, también hacía trámites para su esposo. Destacó que la trataron muy bien, pero señaló que es indispensable que se le busque una sede al organismo.

Dijo que llegó a la sede anterior y una persona le dijo que llegara al lugar, donde podía conseguir a los trabajadores del organismo despachando al aire libre.

Con información de El Tiempo