Singapur va a elecciones con mascarillas y bajo la amenaza de recesión

Comparte

El partido gobernante de Singapur, en el poder desde la independencia hace más de cinco décadas, se encamina este viernes 10 de julio a celebrar elecciones entre medidas especiales por el COVID-19 y con la amenaza de la recesión económica.

Los 2,67 millones de singapurenses llamados a las urnas bajo voto obligatorio tuvieron este jueves 9 de julio su día de reflexión para decidir a qué partido apoyan en esta pequeña y próspera ciudad-Estado asiática, uno de los mayores centros financieros del mundo.

El primer ministro y líder del Partido de Acción Popular (PAP), Lee Hsien Loong, se postula como el candidato favorito de estos comicios cuya celebración ha sido adelantada debido a la pandemia y los desafíos que plantea la crisis económica en ciernes, ya que la fecha prevista era en el primer trimestre de 2021.

Campaña electoral sin límites

La campaña se ha celebrado en gran parte en las redes sociales y en la televisión ante la prohibición de los mítines y las limitaciones de los paseos electorales, en los que no se permitían mas de cinco personas y había que respetar la distancia física.

Sin embargo, Lee solo ha publicado una docena de tuits en su cuenta oficial desde el inicio de la campaña el 30 de junio, incluidos tres mensajes electorales en inglés, chino y malayo, tres de las lenguas habladas en Singapur junto con el tamil.

Hijo del fundador de Singapur, Lee Kuan Yew (1923-2015), y bajo las siglas del partido que ha gobernado la ciudad-Estado desde su independencia en 1965, el mandatario no parece preocupado por perder escaños en el Parlamento, donde el PAP ocupa 83 asientos y los 9 restantes corresponden al opositor Partido de los Trabajadores.

Además del COVID-19, de los que se han registrado más de 45.000 casos en este país de 5,6 millones de habitantes aunque se considera bajo control, el mayor desafío es la crisis que se avecina con una caída este año del PIB que se estima entre el 4 y el 7 por ciento.

A pesar de las ayudas millonarias aprobadas durante la pandemia y la robustez de la economía singapurense, el cierre de empresas y el aumento del paro previstos afectarán principalmente a las familias con menos recursos en un país con una alta desigualdad económica y un estado del bienestar reducido en comparación con los estándares europeos.

Desigualdad económica

Las campañas electorales en la ciudad-Estado versan principalmente sobre temas muy locales, aunque los partidos de la oposición también han abogado en algunos casos por disminuir la desigualdad, establecer la sanidad universal y hasta revisar las restrictivas leyes que limitan la libertad de expresión.

Sin embargo, la oposición, dividida en diez partidos, no oculta el miedo de que triunfe el mensaje de estabilidad del PAP y este aumente su presencia en el Parlamento dejando sin escaños electos al resto de los partidos.

“Es importante que haya un partido de la oposición creíble en el Parlamento hablando en nombre de los trabajadores”, señaló durante la campaña Pritam Singh, líder del Partido de los Trabajadores, en un intento de galvanizar a los votantes disidentes.

Una formación que podría dar la sorpresa es el Partido Progresista de Singapur, fundado en 2019 y que cuenta entre sus miembros a Lee Hsien Yang, el hermano del mandatario, con el que está enfrentado desde 2017 por razones familiares y políticas.

Entre las demandas de la oposición está rebajar la edad del voto de los 21 a los 18 años y la desigualdad que se refleja incluso en el alto emolumento del primer ministro, que asciende a hasta 2,2 millones de dólares singapurenses (1,5 millones de dólares o 1,3 millones de euros) anuales.

Si fracasan en ganar algún escaño, la última posibilidad de la oposición sería aceptar estar presentes en el Parlamento como diputados sin circunscripción, hasta doce asientos ofrecidos a los opositores perdedores que hayan sacado más votos.

Críticas al sistema electoral

Una ONG formada por parlamentarios y exdiputados del Sudeste Asiático afirmó en un comunicado que no esperan fraude ni irregularidades en los comicios, pero alertó de que no son “justos” debido al control gubernamental de los principales medios de comunicación, las leyes que coartan la libertad de expresión y el diseño de las circunscripciones, entre otros motivos.

“Hay una razón por la que el gobernante PAP ha ganado todas las elecciones desde el autogobierno de Singapur: el proceso entero está diseñado en gran medida a su favor“, indicó Teddy Baguilat, miembro de Parlamentarios de Asean para los Derechos Humanos (Aphr).

Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *