Se viene otra crisis: hiperinflación está acabando con los billetes

Comparte

La sombra de la escasez de billetes retorna al país. La hiperinflación está pulverizando una vez más el cono monetario. Ya muchos comercios están rechazando la pieza de Bs 200, pero los bancos siguen emitiéndolo, sobre todo para los pensionados.

“Si eso es lo que nos dan en el banco qué vamos a hacer. No podemos ni siquiera pagar un pasaje porque en ninguna parte los están aceptando”, señalaba el señor Wiston Parra, pensionado consultado por LA PRENSA.

“Para pagar un pasaje tengo que contar 50 billetes de 200. Yo no los acepto”, comenta Álvaro González, colector de una de las rutas que trabaja para el norte de Barquisimeto. “Los transportistas no son los únicos que están en contra del billete de 200. Trabajadores, estudiantes y comerciantes tampoco lo quieren porque no tienen dónde guardarlo”, dice.

Édgar Urbáez, economista, explica que la desaparición de estos billetes es algo que se esperaba tarde o temprano, pues fue un cono monetario que nació superado por la crisis. “Estuvo muerto desde un principio. Los montos en la calle superaban con facilidad el valor de la moneda y eso impulsó la dolarización que hay en el país”. El experto considera la falta de confianza que genera el bolívar hace que muy pocas personas quieran invertir en Venezuela lo que deprecia mucho más la moneda local. “No se quieren hacer inversiones con bolívares”, acota.

Lo que más preocupa a los expertos es que el país podría quedarse sin billetes en los próximos meses pues ya del actual cono monetario queda sólo para pagar pasajes. “El más alto billete (50 mil) no sirve ni para comprar un kilo de carne que vale 200 mil”, decía Argenis Pérez al ser consultado.
Lo que más preocupa a los abuelos es que en estos momentos hay muchos pensionados que no tienen tarjeta de débito, lo que significa que muchos tienen que sacar su dinero en efectivo y ver dónde lo gastan.

“Pasó con los billetes de 100 y pasará con los de 200. Cuando ya nadie los quiere se lo dan a los abuelos y uno tiene que ver cómo hace con eso. Cada vez que se saca un billete de circulación sufrimos los que no tenemos voz en este país”, decía con preocupación.

Con información de La Prensa

Deja una respuesta