Restricción de venta de gasolina y falta de comida agudizan el hambre al ciudadano común en la COF

Comparte

Decenas de personas reclamaron a través de la radio, en Yaracal, que la medida anunciada de restringir la venta de gasolina al ciudadano común, aunada al embuste del Clap que no entrega la comida, suponen un panorama de hambre para el pueblo necesitado de la Costa Oriental Falconiana (COF).

Alicia Rodríguez dijo que mucha gente vive de lo que produce con su trabajo diario, para el que necesita movilizarse, lo que demanda gasolina. Otros están desempleados y apenas medio comen con la llamada caja del Clap, pero esta no llega sino cada tres meses y ademas falla. Este panorama es dramático, afirmó la vecina.

Que el Gobierno pretenda que podamos estar encerrados en la casa sin comida es poco menos que injusto, dijo por su parte Andrés Rodríguez quien reclamó que las bolsas que vende el Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap) no llegan hace mucho tiempo a Yaracal.

Igual retardo en la llegada de la bolsa subsidiada que trae una docena de productos de la dieta diaria denuncian en Mirimire, Chichiriviche y Tucacas.

«Ahora lanzan un decreto que prohíbe la venta de gasolina al ciudadano común a partir de este 3 de abril, lo que confina a los desempleados, que no son pocos, y a quienes deben trabajar a diario para poder llevar el sustento a casa a una situación de hambre», aseguró Olga Salas.

Cuarentena con hambre no dura, manifestaron los vecinos de Cacique Manaure y de otros sectores de la COF.

Francisco Chirinos CNP 9966

Deja una respuesta