Depender del Gobierno para saciar el hambre denota miseria en la población

Comparte

¿Y las bolsas cuándo llegan? Esta es una de las preguntas, que en medio de las aflicciones, tras las difíciles circunstancias producto del hambre y la necesidad, que el pueblo hace en tiempos de socialismo, dijo Florentino García.

Es común y frecuente escuchar esta expresión en los sectores más vulnerables, aunque ya la igualdad se ha dado, pero degradando a las familias que mantenían un mejor status social. Ahora, todos somos iguales pero en términos de pobreza, explicó.

La esperanza de un venezolano, no puede descansar en la eventual posibilidad de obtener una bolsa de comida, que denota a todo evento, el fracaso de las políticas alimentarias de la revolución, en materia económica. La esperanza de los venezolanos, debe reposar en un sistema económico sólido, que le permita a cambio de su trabajo, poseer un poder adquisitivo suficiente para cubrir sus necesidades, manifestó García.

La asignación de la bolsa alimentaria es mala; no. Pero, no es lo ideal en una sociedad moderna, donde el pueblo debe depender de sus propios intereses, y no, del Estado.

Ese panorama sombrío donde la gente espera con desespero una bolsa de comida para saciar el hambre, denota miseria. El pueblo venezolano, no es merecedor de esto; debe volver a lo que fue antes; un pueblo donde cada quien iba a los supermercados y compraba lo que quería para alimentarse. Esos tiempos deben volver por el bien de todos, afirmó el vocero.

Luis Hidalgo CNP 13501

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *