Delegación oficialista: Se descongelarán más de 3.000 millones de dólares

Comparte

La delegación del gobierno de Nicolás Maduro en el diálogo en México, en voz de Jorge Rodríguez, cuantificó en “más de 3.000 millones de dólares” los fondos que serán descongelados en el marco del segundo acuerdo para la atención del pueblo surgido del reinicio del diálogo con la oposición de la Plataforma Unitaria en la capital azteca.

“Hay más de 20 mil millones de dólares congelados e injustamente apropiados. Hoy estamos rescatando más de 3000 millones de dólares que van directamente al financiamiento de educación, salud, electricidad y atención a las víctimas por lluvias torrenciales”, enumeró el también presidente de la Asamblea Nacional electa en 2020.

Detalló Rodríguez que con ese dinero se atenderán 2.300 escuelas públicas, se financiará el esquema de inmunización infantil, se pagará el fondo rotatorio de vacunas de la Organización Panamericana de la Salud, se adquirirán tratamientos para 60.000 pacientes oncológicos, se recuperarán siete bandós de sangre y se invertirá en una treintena de hospitales de distinto tipo. Asimismo, informó que se invertirán dineros para aumentar la generación eléctrica en 432 megavatios y en el mejoramiento del sistema de distribución.

El exministro insistió en que los proyectos acordados a desarrollar fueron presentados en la mesa por su delegación. Minutos antes, el opositor Gerardo Blyde había dicho que eran resultado del trabajo de técnicos especializados venezolanos.

También Rodríguez resaltó que, aunque los recursos asignados “estarán en un fondo creado por la ONU, van a ser administrado bajo las leyes de Venezuela, y con los procedimientos del gobierno a través de sus respectivos ministerios para la relación con las multilaterales”, frente a la noción de que la ejecución a través de Naciones Unidad mantendrá al margen a la administración de Maduro de tales ejecutorias, como se dejó colar por la Plataforma Unitaria.

Aunque el jefe de la delegación oficialista no quiso ahondar en la agenda de cuestiones políticas a discutir en la mesa de diálogo, que desde la oposición aseguran es el foco central a ocuparse luego de este acuerdo humanitario, sí afirmó que unas elecciones libres y democráticas “pasan porque las agresiones de las que han sido objeto líderes de Venezuela deben desaparecer”, refiriéndose a la solicitud de Estados Unidos que pesa sobre Nicolás Maduro por acusaciones de narcotráfico. “No se puede negociar con un revólver en la cabeza”, ahondó. “Todas las sanciones deben ser levantadas de cara a un acuerdo integral”.

Negó los reportes de prensa surgidos en mayo de este año sobre una supuesta negativa del gobierno de Maduro a que Noruega continuase siendo mediador del diálogo. “El año pasado hubo algunos problemas que se superaron rápidamente, como es sabido”, respondió dando cuenta de que las informaciones extraoficiales sobre otros conflictos con Noruega han sido fabricaciones de la prensa.

Desde Caracas, Nicolás Maduro dijo en redes sociales que «la firma del segundo acuerdo parcial entre el Gobierno Bolivariano que presido y la Plataforma Unitaria de una de las oposiciones, abre paso a un nuevo capítulo para Venezuela, en función de seguir avanzando hacia la Paz y el bienestar que todas y todos los venezolanos anhelamos».

Jorge Rodríguez agradeció a Noruega y a México por sus respectivas labores de facilitación y anfitrión, y confirmó que las conversaciones con la oposición continuarán en las siguientes horas. También estimó que la metodología usada en esta oportunidad -adelantar negociaciones en Caracas y cerrar discusiones y firmar en México- funcionó bien y podría replicarse de ahora en adelante. “Nos permitió un acuerdo suficientemente exhaustivo y profundo. Hemos venido a México a continuar las discusiones, que fueron fuertes, y a la firma. Probablemente propondremos continuar con ese mecanismo” en las siguientes reuniones.

Con información de TalCual