Catedráticos advierten que ecocidio en Cuare es grave para la avifauna continental

Comparte

A propósito de los permisos otorgados por el Gobierno para la construcción de hoteles y embarcadero de lanchas en el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare, en Chichiriviche, el profesor Joel Mejía de la Universidad de los Andes (ULA), afirmó que se trata de un ecocidio que no sólo supone un daño para la zona sino para la avifauna continental.

El experto en Geografía comentó: » Si a usted le gustaba ir a bañarse en las cristalinas aguas de alguno de los hermosos cayos del Parque Nacional Morrocoy, lamento informarle que en el futuro, lamentablemente ya no será tan cristalina ni tan limpia el agua. El régimen de manera irresponsable otorgó concesiones para la construcción de sendos hoteles a ambos lados del Cerro Morrocoy, cerro que separa a Tucacas de Chichiriviche. Ya el manglar del lado de Tucacas fue destruido para construir un embarcadero de lanchas y un hotel. El daño ya está hecho».

Ahora bien, este nuevo ecocidio es demasiado grave no solo para Venezuela sino para la avifauna continental, aseguró Mejía en un trabajo publicado en las redes sociales.

El docente universitario explicó que el Golfete de Cuare constituye no solo un área protegida nacional, sino que además es el primer sitio RAMSAR del país, denominación que obedece o se desprendió de la Convención sobre Humedales de importancia mundial celebrada en la ciudad de Ramsar, Irán, en 1971. Esa denominación fue asignada por la gran importancia del Golfete de Cuare como sitio de anidación, reproducción y hábitat temporal de un gran número de especies de aves migratorias del continente. El drenado de la laguna por parte de un proyecto hotelero de una cadena internacional, supone un daño irreversible al Golfete de Cuare y al refugio de fauna, es un golpe letal a la biodiversidad autóctona y continental, sentenció Mejía.

» Pero la tragedia no termina allí, ya que la destrucción del manglar a ambos lados del Cerro Chichiriviche condena a muerte inminente al arrecife coralino que justamente dio origen al archipiélago que conocemos como los Cayos. Los manglares eran básicamente un colador gigante de sedimentos de los ríos que allí desembocan. Pues ese colador fue eliminado, ya no existe, por lo tanto las aguas de los Cayos ya más nunca serán de ese azul cristalino que tanto nos gustaba. Ahora serán de color marrón, llenas de sedimentos, sedimentos que matarán el coral irremediablemente. Esa es la triste realidad, que dará paso a un triste futuro para el Parque Nacional Morrocoy y para el turismo de la región», aseveró el profesor Joel Mejía.

Francisco Chirinos CNP 9966

Deja una respuesta