William Brownfield: “Grupos criminales están instalados en Venezuela y sostienen a Maduro”

Comparte

El exembajador de EEUU en Venezuela y asesor principal del Programa de Las Américas del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington, William Brownfield, aseguró que tienen conocimiento de la presencia en Venezuela de grupos criminales no venezolanos instalados de forma permanente y que sirven como base de apoyo para sostener el régimen de Nicolás Maduro a cambio del saqueo de las riquezas.

Las declaraciones las dio el diplomático a Venezuelausa.org en las cuales indicó que el Gobierno de los Estados Unidos tiene pruebas de la relación existente entre el gobernante Maduro y estos grupos irregulares. Además señaló que los miembros de grupos paramilitares como el ELN y las unidades reconstituidas de las FARC forman parte del sistema de protección de Maduro.

Los EEUU tienen pruebas de la presencia de grupos criminales como el ELN o las unidades reconstituidas de las FARC que son parte del aparato de protección y seguridad de Maduro, junto a miles de militares cubanos,así como iraníes, libaneses y sirianos pertenecientes al Hezbollah, cuyo papel es resguardar la dictadura. Estamos hablando de una tragedia porque además de lo que hacen dentro de Venezuela, estos grupos ya comienzan a generar tensión y conflicto en los demás países del hemisferio”, acotó el diplomático estadounidense.

Asimismo, no descartó que estas situaciones influyan en la toma de decisiones geopolíticas en torno al caso venezolano. Se mostró preocupado por la acción de estos grupos terroristas y criminales que operan con el amparo de Maduro.

“No voy a decir que ponen en peligro la seguridad nacional (de EEUU) pero sí es motivo de preocupación la posibilidad de operaciones desde Venezuela hacia varios blancos en los EEUU o cualquier otro país del hemisferio, es otro punto de tensión y de fricción en las relaciones de los países del hemisferio con Venezuela”, dijo.

Colapso económico, sanciones y diáspora

Brownfield lamentó la critica situación que vive en Venezuela. Se refirió a la hiperinflación que ha debilitado el poder adquisitivo del trabajador venezolano y que ha dado paso a la diáspora que ya supera los cuatro millones de venezolanos. Sobre este punto no dudó en responsabilizar al Gobierno de Maduro y recordó que el colapso económico de Venezuela comenzó mucho antes de las sanciones implementadas por EE.UU.

“Las sanciones de los EEUU y de los países que integran el Grupo de Lima y la UE son medidas dirigidas contra individuos del régimen y el mismo Nicolás Maduro y su familia, para asegurar que acepten su responsabilidad por sus decisiones y acciones criminales y en mi humilde opinión, para dar a conocer a nivel internacional los actos delincuenciales y de acecho de estos grupos criminales forajidos. Las sanciones de los EEUU son una decisión tomada previa consulta con venezolanos tanto dentro como fuera de Venezuela, quienes decidieron aumentar la presión contra la dictadura de Maduro para detener lo más rápidamente posible la agonía que sufren los venezolanos”.

También pronostico que la diáspora se agudizará por la falta de condiciones en Venezuela dada la escasez de medicinas, de alimentos, el bajo poder adquisitivo y la destrucción del aparato productivo del país lo que a su vez ha destruido las fuentes de empleo.

“La razón para la expansión de la diáspora venezolana en el exterior es la falta de trabajo, de medicinas, de salud pública, de seguridad, las razones están contenidas en una inflación de más de un millón de puntos porcentuales cada año, por la criminalidad de grupos amparados por el Gobierno, es por la falta de comida y de electricidad, estas son las verdaderas razones por lo que se ha intensificado la diáspora. Es absurdo que mi querida ciudad de Maracaibo, en el estado Zulia, pasen días enteros y continuos sin electricidad.”

Brownfield aseguró que casi seis millones de venezolanos han dejado el país huyendo de la crisis. Recordó que la decisión de migrar no es voluntaria, sino que lo hacen obligados por la difícil situación que viven en Venezuela.

También habló de la necesidad de que el Gobierno de los EE.UU desarrolle mecanismos de protección para que los venezolanos que llegan a este país puedan tener la oportunidad de comenzar una nueva vida de manera legal, como el TPS o cualquier otro mecanismo.

“Voy a ofrecer mi opinión personal que puedo decir porque ya soy exmiembro del Gobierno de los EEUU. Creo que no solo sería un desastre y una injusticia enorme si no se produce algún mecanismo para dar protección a los ciudadanos venezolanos residentes en los EEUU en este momento. Esto nada tiene que ver con los casos complicados de América Central en búsqueda de una economía mejor ni de las comunidades que huyen de las pandillas, sino de razones ya estipuladas explícitamente en la Convención Internacional de Asilo Político y en la Ley Federal de los EEUU”.

El diplomático reconoció que el tema migratorio en los EE.UU en este momento está politizado, pero considera que más temprano que tarde el Gobierno de Donald Trump debe ofrecer una estrategia o fórmula para proteger a la diáspora venezolana.

“En 80% puedo predecir que se dará alguna fórmula porque no podemos deportar a miles de familias con las condiciones actuales que existen en Venezuela”, finalizó diciendo.

Con información de El Pitazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *