Trabajadores de Refinería El Palito exigen reivindicaciones salariales

Comparte

Los trabajadores de la Refinería El Palito de Pdvsa están convocando a una manifestación pacífica para protestar por las precarias condiciones laborales y el incumplimiento del contrato colectivo que, además, se encuentra vencido desde el pasado primero de mayo, lo que violenta lo contemplado en la Ley del Trabajo.

Así lo informó Marcos Sabariego, dirigente obrero de la refinería, quien precisó que los trabajadores se concentran este jueves en la Encrucijada de El Palito, a las afueras de la empresa, a manifestar pacíficamente por la mora en la discusión del nuevo contrato colectivo, ya que el anterior se venció el pasado primero de mayo.

Sabariego puntualizó que 120 días antes del vencimiento del contrato colectivo de trabajo, debe introducirse un nuevo anteproyecto de convención colectiva ante la Inspectoría del Trabajo, ello no se ha hecho y tal mora representa una violación flagrante de la ley.  

Durante la manifestación del jueves los trabajadores petroleros le entregarán un informe de los problemas que los afectan, a la Comisión de Derechos Humanos del eje costero carabobeño y a representantes de la mesa de diálogo que instaló en días pasados el presidente de la república, Nicolás Maduro, con partidos minoritarios de oposición.

Situación caótica

Sabariego apuntó que el referido informe recoge los problemas graves que atraviesa la refinería carabobeña. Las fallas van desde la falta de mantenimiento en la planta, salarios infames, malas condiciones colectivas, anomalías en el servicio de comida, los trabajadores no comen a la hora y las raciones son escuálidas y de dudosa calidad. Tampoco tienen seguros de Hospitalización, Cirugía y Maternidad.  

Persecución laboral

Por su parte, Horacio Silva, directivo de la Federación de Trabajadores del Estado Carabobo, denunció que en la refinería El Palito existe una persecución contra los trabajadores, solo por que estos se atreven a exigir sus justas reivindicaciones. Responsabilizó de tal acoso a Carlos Montero, gerente de la División de Seguridad Industrial que se ha convertido en “un esbirro propulsor de terror laboral”, todo con la complicidad de una dirigencia sindical servil al gobierno, cuyos voceros hacen un triste papel de esquiroles, por lo que pronto ellos y la gerencia ineficiente que tiene colapsada a la industria petrolera, serán barridos por la fuerza de los trabajadores.

Silva mencionó que esa dirigencia sindicalera y patronal actúa al amparo de otra irregularidad y es el hecho de que las elecciones, tanto del sindicato como de la Federación de Trabajadores Petroleros, están vencidas y esa es una de las exigencias que también están haciendo.

Francisco Chirinos CNP 9966

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *