Plácido Suézcum apuesta por un mejor Falcón y una mejor Venezuela

Comparte

Plácido Suézcum es un falconiano de Tocópero que hubo de emigrar hacia Puerto Cabello en busca de mejores derroteros. Como muchos que por razones de estudio y trabajo debieron asentarse en los estados vecinos, Carabobo, Zulia y hasta en la capital Caracas. Sin embargo, Plácido Suézcum cuenta, a sus 77 años recién cumplidos, que las condiciones por las que un falconiano migraba dentro del país eran mucho mejores que las de ahora.

«Uno antes se mudaba a un estado vecino porque en esos sitios estaba garantizado el empleo, muy digno por demás, y el progreso. También uno salía cuando los hijos debían ir a la Universidad. Todo era accesible y no pocos falconianos podían comprar o alquilar una casa en esas ciudades universitarias. Ahora no, después de haber alcanzado niveles de progreso, Falcón y el país afrontan una crisis sin precedentes en Latinoamérica. Eso debe cambiar, tengo la esperanza de que volveremos a estar en democracia y libertad plena, lo que inevitablemente reinsertará al país y a nuestro querido estado Falcón en la ruta del progreso.»

Pregonero precoz
Escoltado por sus hermanos menores Guillermo y Elio, Plácido Suézcum evoca recuerdos de un Falcón que no olvidará jamás. «Fui pregonero del Diario La Mañana cuando tenia 15 y hasta los 16 años. Era el año 1957, Alí Yánez, hermano del fundador y director del diario Atilio Yánez, me reclutó para vender el periódico en Amuay, Punta Cardón y Punto Fijo. Nos trasladaban todos los días desde Coro en una camioneta ranchera de nueve puestos, allí viajábamos 10 pregoneros con Alí Yánez. Fue una gran experiencia interrumpida por la caída de Marcos Pérez Jiménez, ya que con la llegada de la democracia se abrieron nuevas oportunidades para los muchachos y yo me regresé a Tocópero, en ese entonces parte del distrito Zamora (Cumarebo). La Mañana siempre ha sido nuestro periódico. Ahora, gracias a los cambios tecnológicos, puedo volver a leerlo en la web», confiesa Plácido Suézcum, quien sigue pensando en un cambio para mejor, para él, para el estado Falcón y para Venezuela.

Una de las anécdotas que vivio en sus tiempos de pregonero de La Mañana fue cuando un tío suyo llamado Paralelo Salas, murió en un vuelco en la Coro-Punto Fijo. «Le pasamos por un lado al accidente y yo no me enteré porque iba dormido. Cuando llegamos a Punto Fijo me dijeron que el tío se había matado horas antes en un accidente», contó Plácido Suézcum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *