Ovsan revela que el 70% o más de los hogares venezolanos viven al límite de la seguridad alimentaria

Comparte

Marianella Herrera, médico nutricionista e integrante de la Fundación Bengoa, indicó que en un estudio realizado por el Observatorio Venezolano de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Ovsan), revela que el 70% o más de los hogares venezolanos viven al límite de la seguridad alimentaria, es decir que en ellos las familias deben sacrificarlo todo para poder alimentarse al mínimo.

“Estamos hablando de que tienen que sacrificar educación, medicamentos, salud, vestido, calzado, para poder alimentarse. Esto atenta contra los derechos humanos básicos de una vida digna, el derecho humano a la salud, y al final del derecho humano a la alimentación. El hecho de que nos rellenemos de calorías no quiere decir para nada de que estemos bien alimentados”, explicó Herrera a Radio Fe y Alegría Noticias.

Agregó que en este contexto es tardía pero una muy buena noticia el acuerdo suscrito entre Venezuela y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el cual permitirá proporcionar comidas a 1 millón 500 mil niños y niñas en las escuelas del país.

«Esto es una muy buena noticia porque las acciones serán ejecutadas desde el propio Programa Mundial de Alimentos. Creemos que la llegada es más bien un poco tardía, nosotros que hacemos seguimiento a la situación alimentaria y nutricional en el país nos hemos dado cuenta que el deterioro es muy grande y muy profundo», expresó la especialista.

Aseguró que el mensaje que se quiere dar desde el gobierno nacional es que las políticas alimentarias y nutricionales hay que reorientarlas, sin embargo, añadió que esto debería hacerse de una manera adaptada al país.

«En Venezuela no hay un conflicto armado explícitamente, salvo algunos focos puntuales, como vimos la semana pasada en el estado Apure, pero no es un país que requiere por ejemplo globoaviones lanzando comida ni muchísimo menos, el problema gravísimo que tiene Venezuela es la pérdida de la infraestructura, la pérdida de la institucionalidad y necesita la reorientación de las políticas públicas, alimentarias y nutricionales que son básicas para que cualquier país pueda funcionar», dijo Herrera.

Agregó que en este contexto es tardía pero una muy buena noticia el acuerdo suscrito entre Venezuela y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el cual permitirá proporcionar comidas a 1 millón 500 mil niños y niñas en las escuelas del país.

«Esto es una muy buena noticia porque las acciones serán ejecutadas desde el propio Programa Mundial de Alimentos. Creemos que la llegada es más bien un poco tardía, nosotros que hacemos seguimiento a la situación alimentaria y nutricional en el país nos hemos dado cuenta que el deterioro es muy grande y muy profundo», expresó la especialista.

Aseguró que el mensaje que se quiere dar desde el gobierno nacional es que las políticas alimentarias y nutricionales hay que reorientarlas, sin embargo, añadió que esto debería hacerse de una manera adaptada al país.

«En Venezuela no hay un conflicto armado explícitamente, salvo algunos focos puntuales, como vimos la semana pasada en el estado Apure, pero no es un país que requiere por ejemplo globoaviones lanzando comida ni muchísimo menos, el problema gravísimo que tiene Venezuela es la pérdida de la infraestructura, la pérdida de la institucionalidad y necesita la reorientación de las políticas públicas, alimentarias y nutricionales que son básicas para que cualquier país pueda funcionar», dijo Herrera.

con Información de Radio Fe y Alegría

Deja una respuesta