Manuel Felipe Zamora: Entre el coronavirus y el régimen es poca la diferencia

Comparte

A juicio de Manuel Felipe Zamora, exprofeso guerrillero y revolucionario, autentico y de “pura cepa”, tal como lo mencionan los serranos frecuentemente, los aventajados dicen que estos tiempos, son bíblicos y signados por aconteceres tan impactantes y dinámicos, que cuesta entender lo que viene ocurriendo en nuestro país, durante estas dos últimas décadas, marcando un cambio involutivo sin precedentes.

Señaló que basado en el avance científico y tecnológico, pensamos que el virus chino, no pasaría de ser un simple “moco” espasmódico, pero vaya que ha dado duro, y a cuánta gente cercana se ha llevado. En este sentido, es necesario tomar conciencia al respecto.

Es de suponer, que al pasar esta tragedia todo habrá cambiado; hasta el amor y el sexo. Cómo nos iremos a besar; la desconfianza, la distancia, cómo serán los hijos de los afectados por esta peste, surgen entre serias interrogantes, explicó.

«Las relaciones económicas sufrirán un impacto cualitativo, las relaciones interpersonales y entre países serán otras y la devastación productiva será de secuelas inimaginables», dijo.

Sin pretender ser un profeta del desastre, pero apelando al más elemental sentido común, viene una hambruna y el clima variará sus estaciones dado a que las grandes industrias casi paralizaron sus actividades, incidiendo esto en el equilibrio ecológico.

Nuestras costumbres y hábitos tendrán que adaptarse a los nuevos tiempos. No habrá añoranza porque la tragedia signará nuestra vida por mucho tiempo y vendrán cuestiones muy positivas, dado a que aprenderemos a valorar los detalles; la mínima vida, un beso y un abrazo como antes.

Adicionalmente, a esta especie de tempestad siniestra que representa el coronavirus, los venezolanos vivimos una tragedia similar; la devastación ocasionada por este régimen, que en forma de tsunami, ha destruido la economía y la vida de los venezolanos. Entre una cosa y la otra, las diferencias son pocas, solo que de esta podemos salir airosos si más de los intereses mezquinos y particulares, prevalece el interés de la nación, aseguró al final de sus declaraciones.

Luis Hidalgo, CNP: 13.501