¿Legalizar la cocaína? América Latina lidera el debate

Comparte

“Una guerra que no se ha ganado en 40 años es una guerra perdida. Hay que reinventar esta guerra contra el narcotráfico y las drogas y una de las formas más efectivas es quitarle la prohibición a todo lo que tiene que ver hoy con el tráfico de drogas, y racionalizarlo para poderlo controlar mejor”, señaló el expresidente colombiano Juan Manuel Santos.

Con él coinciden otros políticos, e intelectuales, de la región: la apuesta de varios líderes y parlamentarios latinoamericanos es cambiar el paradigma en el combate contra el tráfico de drogas: legalizar en vez de prohibir, reseña la DW.

En Colombia un proyecto de ley que establece un marco regulatorio de la hoja de coca y sus derivados fue aprobado en su primer debate en el Congreso. En Chile el ex candidato presidencial Daniel Jadue, del Partido Comunista, propuso un sistema de este tipo en su programa y, en México organizaciones que investigan sobre políticas públicas y criminalidad, como el Instituto RIA y la ONG México Unido contra la Delincuencia, promueven la discusión del tema.

También desde la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia se suman intelectuales y políticos, incluidos ex presidentes como el mexicano Ernesto Zedillo, el chileno Ricardo Lagos, el brasilero Fernando Henrique Cardoso y el colombiano César Gaviria.

Colombia toma la delantera
Uruguay fue el primero en legalizar el cannabis y ahora ese debate se repite en América Latina y gran parte del mundo, Colombia está mostrando un liderazgo en el tema de la regulación de la cocaína.

La cocaína es un producto vegetal medianamente procesado, que es muy barato de producir, es un estimulante extremadamente adictivo que afecta directamente al cerebro; es costosa es por su ilegalidad.

Los expertos proponen un mercado altamente regulado por el Estado, incluso más que el del alcohol y cigarrillos, una agencia que controle la producción, un impuesto importante y prohibiciones de publicidad y de acceso a menores.

Los detractores de esta ley
Por otra parte, están los detractores de la ley, quienes aseguran que esta podría facilitar el mayor consumo y acceso a personas que de otro modo no probarían la droga; también que la regulación del consumo no necesariamente impactará en la industria ilegal.

Con información de Tal Cual