Investigación

Identifican una nueva forma de tratar el hígado graso no alcohólico

Comparte

Investigadores del grupo de Metabolismo Molecular del USC Cimus, liderados por Rubén Nogueiras, han descubierto una nueva diana relacionada con una proteína implicada en el desarrollo de la enfermedad del hígado graso no alcohólico, una patología que afecta al 25% de la población española y para la cual no existe tratamiento, y cuya incidencia sigue aumentando año tras año.

El estudio se ha publicado recientemente en la revista Hepatology y ha permitido identificar una nueva diana en la enfermedad hepática grasa asociada a disfunción metabólica o MASLD (siglas de su nombre en inglés: metabolic dysfunction-associeated steatotic liver disease). Diversos estudios han demostrado que el MASLD se está convirtiendo en una de las principales causas de enfermedades hepáticas a nivel mundial, con una prevalencia global estimada en torno al 30%, lo que representa un gran desafío para la salud pública mundial.

El Masld se caracteriza por la acumulación de grasa en el hígado (un 5% de grasa es suficiente para clasificar al hígado como graso), y está estrechamente vinculado a trastornos metabólicos como la obesidad y la diabetes tipo 2. La enfermedad abarca desde la simple acumulación de grasa en el hígado hasta la esteatohepatitis asociada a disfunción metabólica (MASH), que puede progresar a cirrosis e incluso cáncer de hígado. La creciente prevalencia del Masld en países desarrollados y en desarrollo lo ha convertido en la causa más común de carcinoma hepatocelular (HCC) y requiere trasplante de hígado.

Proteína esencial también contra infecciones virales

“Este estudio muestra que las personas con MASLD tienen niveles elevados de una proteína llamada MAVS (proteína de señalización antiviral mitocondrial) en el hígado, que desempeña un papel clave en la respuesta inmune del cuerpo a infecciones virales. Los niveles de MAVS también se elevan en hígados de ratones alimentados con una dieta rica en alimentos procesados, grasas saturadas, azúcares refinados y carne roja”, explican las autoras principales Eva Nóvoa y Natália Lima. “La inhibición de MAVS en el hígado disminuye significativamente la acumulación de grasa, la inflamación y el daño hepático”.

En el contexto del MASLD la inflamación desempeña un papel crucial, ya que la activación de ciertas vías promueve la expresión de proteínas proinflamatorias, contribuyendo así a la progresión de la enfermedad. “Hemos demostrado que la inhibición de MAVS mejora la inflamación al disminuir los niveles de dos proteínas inflamatorias”, añaden.

“La inhibición de [la proteína] MAVS en el hígado disminuye significativamente la acumulación de grasa, la inflamación y el daño hepático”

“Hemos encontrado que este mecanismo es efectivo tanto en células hepáticas de roedores como en humanas, pero aún queda un largo camino para saber si inhibir MAVS en personas con MASLD puede ser una terapia efectiva y segura”, señalan los investigadores. Lo que es evidente es que se necesitan diferentes opciones terapéuticas, porque hasta ahora no existe tratamiento para el MASLD y la incidencia de esta enfermedad sigue aumentando año tras año.

Con información de WebConsultas