Familiares desmienten versión oficial de la muerte de Aida Pereira

Comparte

El equipo reporteril del Diario La Mañana, logró conversar con el sobrino de la profesional en enfermería hallada muerta el día de ayer lunes en un terreno baldío cercano a la Urbanización Juan Crisóstomo Falcón en la ciudad de Coro.

Ernesto Bujosa, quien es sobrino de la fallecida, desmiente categóricamente la información  dada por los organismos de Seguridad del estado Falcón  acerca de la causa de muerte de su tía, “donde dicen que a raíz de caminar bastante, de llevar mucho sol estaba descompensada y de allí le dio un infarto”.

Resaltó Bujosa,  indicó que su tía estaba desaparecida desde el día sábado al mediodía y no del día viernes como dicen, “ella le envió una foto a su hija desde su casa y diciéndole que tenía temor de colocarse la vacuna contra el Covid, pero armándose de valor fue a vacunarse”.

Asimismo los familiares de la enfermera, aseguran que la fotografía fue tomada  desde su celular por una mujer de tez, “tía le reenvía la foto la foto a su hija y le escribe, “aquí en la cola hija ya para vacunarme” estaba sentada junto con otra morena que da la cara hacia la izquierda como tapándose y también un señor con una gorra que le tapa su imagen, se presume que le vieron el teléfono y que estaba sola, por lo que supone que agarraron como modus operandi pichar a la gente y enviaron la foto a otras persona”s, así comentó Ernesto Bujosa.

Además el sobrino informó que su tía salió bien de la vacunación y contradijo la versión policial del deceso de su familiar, “tía salió muy bien de allí, ¿qué insolación puede llevar si del hospital a Juan Crisóstomo Falcón son aproximadamente 15 minutos de caminata?, ¿que “descompensada” puede estar?

“la manera como apareció mi tía no es forma de morir como dicen de un “infarto, muerte natural”, si así fuese tía hubiese caído allí mismo en el caliche y tantos transeúntes que pasan por allí en pleno mediodía la hubieran rescatado y el cuerpo hubiese aparecido a las horas, pero apareció como a 100 metros fuera del camino, al costado, en el monte, sin gran parte de su ropa, con golpes en la cara y con signos de violación”.

Confirmó Ernesto Bujosa que su primo, hijo de su tía, el domingo por la tarde recorrió el camino de caliche y no encontró nada, “si hubiese sido como dicen, cae en el sitio y hubiese aparecido el día sábado o el mismo domingo”, presume fue pichada “la esperaron en el llano, la agarraron, la metieron al monte y allí hicieron lo que les dio la gana, no vengan a tapar diciendo que fue muerte natural”.

Magalys Hassan/CNP# 14.356

Deja una respuesta