En la Casa de la Misericordia guapean para alimentar a 160 personas vulnerables

Comparte

Con el apoyo de la empresa privada y de la Asociación Venezolana de Educación Católica de Punto Fijo, los voluntarios de la Casa de la Misericordia en Punto Fijo hacen milagros para atender a niños y adultos que están en situación vulnerable.

En momentos de contingencia por la pandemia son muchas las familias que atraviesan grave crisis económica, por lo que la Casa de la Misericordia se ha convertido en ayuda para, por lo menos asegurar una comida al día.

Así lo explicó Rocío Osteicochea, coordinadora de la fundación que actualmente atiende a 130 niños y 60 adultos del sector Bella Vista, municipio Carirubana.

«En esta sede preparamos los alimentos donados principalmente por la empresa privada y en algunas oportunidades contamos con el apoyo de los miembros de la comunidad quienes cada 15 días aportan un producto de la cesta básica».

Dijo que es importante destacar la labor de todos los voluntarios que se esmeran por atender a la población infantil que por alguna razón está desasistida.

Osteicochea resaltó que, aunque mantienen la higiene en la fundación Casa de la Misericordia, requieren el operativo de desinfección que lleva adelante la gobernación y la alcaldía de Carirubana.

Blanca Sánchez CNP 9237

Deja una respuesta