El Alcalde de Zamora, por Ernesto Faengo Pèrez

Comparte

PICA Y JUYE

Los zamoranos vamos a elegir alcalde el próximo 21 de noviembre entre la candidata del PSUV y el candidato de la oposición Orlando MIllán, De estos aspirantes Orlando Millan es ampliamente conocido y apreciado por su provechosa gestión en beneficio del municipio, la del PSUV no se sabe de propuestas e iniciativas en función de exponer a la comunidad sus ideas y conocimientos para recibir apoyo en su aspiración, se conoce que fue tres años constituyente donde se perdió el tiempo y el dinero que le pagaron en tal sentido, no hay registro que alguna vez haya utilizado esa tribuna para elevar ante los organismos competentes  la deplorable realidad del municipio y exigir soluciones efectivas a las reiterados quejas de los zamoranos, tampoco está enterada del sufrimiento por la reiterada falta de energía eléctrica porque a ella no le afecta, vive en Coro como los últimos alcaldes que ha padecido nuestra comunidad, ni siquiera la iniciativa de colocar unas llaves para llenar los baldes y pipotes de agua en la desalinizadora donde sufridos cumareberos alivian en parte sus necesidades del vital líquido, ahí también pasó con muchísima pena sin ninguna gloria, su gestión más brillante se redujo en repartir un balde de agua o alguna medicina una que otra vez, siempre en tiempos de campaña, no se conoce alguna idea novedosa y distinta para levantar el municipio después que sus camaradas lo destrozaron y hundieron a niveles inaguantables y de lo cual ella es una cómplice de alta responsabilidad, mientras otros manipulan procurando que el pueblo olvide la nefasta gestión de los últimos alcaldes que ofrecieron un solo gobierno y lo ha retrocedido en progresión y desarrollo de la forma más increíble entre su supina ignorancia, incompetencia y sumisión. 

Solo se escuchan algunos paladines de la inteligencia socialista que balbucean consignas desgastadas para tratar de levantar el desánimo a una comunidad que hastiada rechaza absolutamente una gestión municipal que ha resultado una pesadilla para los zamoranos, cuando hace quince años era después de Carirubana el de mayor proyección industrial, cultural, social y educativa de todo el estado Falcón. 

Es necesario cambiar absolutamente la inercia y sumisión del gobierno municipal para enfrentar los gravísimos problemas de las inclemencias de días sin energía eléctrica, años careciendo de agua potable, meses sin servicio de gas, abandono total del transporte público urbano, calles deterioradas oscuras y sucias, la ausencia de más de un año del servicio de aseo urbano, las reiteradas fallas en ambulancias en el Hospital y tantas deficiencias que aquejan el diario vivir, que mantiene al ciudadano inconforme, desanimado, se requiere un alcalde y unos concejales determinados a establecer una lucha conjunta desde las regiones y localidades por el respeto a la descentralización como política de estado fundamentada en el cumplimiento de las disposiciones constitucionales que así lo establecen. Por estas y muchas más razones los zamoranos han decidido con mucha fuerza y vehemencia regresar a las manos de Orlando Millán a partir del 21N la alcaldía del municipio.

Dr. Ernesto Faengo Pèrez