Desaparición de balseros en costas de Falcón cumple un año ignorada por el gobierno

Comparte

Este domingo 7 de junio se cumple un año de la desaparición en altamar de al menos 34 personas que zarparon desde Agüide, estado Falcón, con destino a Curazao. Las denuncias han naufragado. Un año después el caso parece haber quedado a la deriva y fuera de las prioridades del gobierno de Nicolás Maduro.

Familiares creen que sus parientes fueron secuestrados por redes delincuenciales que usan a estas personas como víctimas de trata de personas y otras formas de esclavitud moderna. Denuncian que el gobierno de Maduro ha actuado de forma negligente en el caso, pues aunque han acudido a los organismos del estado hasta ahora no ha habido una investigación seria en el caso.

Las primeras denuncias se realizaron a escasas horas del zarpe del peñero artesanal. Sin embargo, no hubo respuestas por parte de las autoridades en la capitanía de puertos ni de la guardia costera. Por lo que los familiares de los desaparecidos emprendieron por su cuenta la búsqueda en altamar. Cuatro días después fue que se activó un operativo de búsqueda policial. Lo mismo ocurrió en Güiria tras la desaparición del bote Jhonaily José y Ana María un mes antes.

Parientes de las víctimas aseguran que en el hecho están involucrados funcionarios policiales venezolanos. Asimismo, relatan que al bote le borraron el nombre para evitar que quedaran mayores registros del viaje.

Los desaparecidos

Jackeisson Gómez (17), Ángel Urbina (20), Anneris Ollarves (40), Alexander González (15), Yotgeri Rodríguez (25), Albert Ventura (17), Jesús Amaya (30), Juan González (26), Luis Ramones (41), Neyla Ollarves (44), Jesús Sánchez (45), Iván Díaz (46), Ángel Chirinos, Diego Gutiérrez (19), Andrés Cabrera (28), Anthony Pérez (19), Leonardo Mora (49) Tahis López (38), Yean Carlos Paredes (35), Alberto Mujica (32), Elio Blanco, David Blanco (17), Yeraldin Romero (23), son algunos de los nombres de las personas desaparecidas.

Se pudo conocer que antes que el bote zarpara ocho personas pudieron desembarcar. De acuerdo a lo señalado por integrantes de Comite de Familiares de los Desaparecidos en las Costas Venezolanas estas personas habrían asegurado que sucedían cosas extrañas en el bote «comenzando porque funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) vigilaban el zarpe».

Las peticiones a la justicia venezolana han sido en vano. Cinco días después de desaparición del bote los parientes acudieron a la Defensoría del Pueblo y luego en el Ministerio Público (MP) para presentar las denuncias. Las fiscalía solo los atendió una vez en Coro.

«Ya han desfilado cuatro fiscales en nuestro caso y uno se ha encargado de hacerlo peor que el otro. El expediente siempre está mal presentado. Hasta ahora no hay ni una alerta amarilla de Interpol ni órdenes de captura contra implicados», agregan los denunciantes, quienes piden reserva de su identidad.

Al cierre de 2019 el Comité de familiares de los desaparecidos protestó varias veces en la sede del Ministerio Público en Caracas para exigir al Estado acciones para esclarecer el caso. Sin embargo, solo les aseguraban que la investigación avanzaba sin dar mayores detalles a los parientes por lo que quedaban siempre como al principio: en el aire.

En diciembre del 2019 se evidenció que la investigación de los casos de las embarcaciones desaparecidas estaba muy lejos de «avanzar». Familiares de los desaparecidos en Güiria, estado Sucre, se dirigieron a la sede de Interpol, en Caracas. En el organismo fueron notificados de que el MP no había compartido la información de la desaparición de la primera embarcación y por esta razón aún no se había activado la alerta amarilla para los desaparecidos y la alerta roja para los presuntos implicados en la desaparición del bote Jhonaili José. Esto despertó más dudas en el grupo de parientes de los desaparecidos en Falcón.

El 20 de febrero todos los familiares protestaron frente al MP en Caracas para exigir al ente público abocarse a investigar los casos. Solo recibieron promesas como respuestas. Les aseguraron que los llamarían días después para precisar detalles del caso y que asignarían nuevos fiscales. Han pasado cuatro meses y aún esperan la comunicación.

Ya se cuentan más de 100 desaparecidos en supuestos «naufragios» de botes que iban desde las costas de Falcón y Sucre hacia Curazao y Trinidad y Tobago, respectivamente. Apenas una decena de ellos apareció con vida y de otros cinco fueron hallados sus cuerpos. Del rastro de los demás solo queda la insistencia de familiares que siguen en la búsqueda.

Con información de Tal Cual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *