Crisis y política exterior marcan primer debate en comicios argentinos

Comparte

ARGENTINA.- El primer debate entre los candidatos a la presidencia argentina se celebró este domingo con un caliente enfrentamiento por la crisis económica que sufre su país y por las contrapuestas visiones acerca de la política exterior, especialmente por la situación que atraviesa Venezuela.

Celebrado en la ciudad de Santa Fe (noreste), este fue el primer cara a cara presidencial obligatorio en Argentina, bajo el amparo de una ley aprobada en 2016, y contó con la participación de los seis aspirantes a la jefatura del Estado en los comicios del 27 de octubre, a los que el peronista Alberto Fernández llega como favorito según las encuestas.

«Otra vez nos endeudaron, otra vez cerraron empresas, otra vez dejaron a la gente sin trabajo, otra vez empujaron a la clase media a la pobreza, es lo que hacen cada vez que llegan al poder«, expresó el líder del Frente de Todos sobre el Gobierno del conservador Mauricio Macri, su principal adversario, a quien en las primarias de agosto superó por 16 puntos y al que acusó varias veces de mentir.

Macri remarcó que si su gestión permitió «modernizar» Argentina, con la construcción de infraestructuras, la mejora de la educación y la batalla contra el narcotráfico, podrá también, si vence en las generales, «arreglar la economía«, en recesión desde 2018.

«Pero tres años y medio, casi cuatro (el tiempo que lleva en la presidencia) es muy poco tiempo para enderezar décadas de políticas erróneas«, aseveró el candidato de Juntos por el Cambio, que criticó duramente la herencia económica y de corrupción que asegura recibió del Ejecutivo de Cristina Fernández (2007-2015), ahora candidata a vicepresidenta de Fernández.

«Lamentablemente hemos visto que volvió el dedito acusador, volvió el atril, volvió la canchereada (el aspaviento). El kirchnerismo no cambió. Por más que se oculte o trate de mostrarnos algo distinto, es lo mismo«, destacó el mandatario.

En el primero de los dos debates -el siguiente será el domingo próximo en Buenos Aires- participaron también el exministro de Economía Roberto Lavagna; el diputado del Frente de Izquierda Nicolás del Caño, el exmilitar Juan José Gómez Centurión y el economista José Luis Espert.

Además de la economía, la política exterior fue otro de los asuntos que generó mayor controversia.

«Venezuela tiene problemas (…) Pero yo quiero que los venezolanos resuelvan el problema, no quiero intervenir en Venezuela«, aseveró Fernández, que señaló que Macri quiere romper relaciones diplomáticas con el Ejecutivo de Nicolás Maduro «para poder intervenir».

«Espero que ningún soldado argentino termine en tierra venezolana», advirtió el peronista.

Antes, Macri dijo que «no puede haber dobles discursos», ratificó su respaldo al presidente de la Asamblea Nacional venezolana Juan Guaidó y cuestionó la política de su par venezolano Nicolás Maduro.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *