Criollo Martín Pérez salió con bríos a la primavera de las Grandes Ligas

Comparte

Martín Pérez completó una convincente actuación en su primera apertura en los juegos de exhibición de la Liga de la Toronja, el martes por la tarde. El zurdo enfrentó al mínimo de bateadores en dos eficientes y rápidos innings contra los Rays de Tampa Bay, en el JetBlue Park. Los Medias Rojas ganaron 9-3.

“Todo es cuestión de tirar strikes. Cuando lanzas strikes y atacas la zona, todo es más fácil”, señaló Pérez, después del desafío en una rueda de prensa virtual. “Y eso es lo que traté de hacer hoy. Atacar la zona, atacar a los bateadores temprano y creo que cuando haces eso, el bateador no tiene muchas oportunidades de hacer contacto”.

Para completar su labor, Pérez necesitó de 16 pitcheos, 11 de ellos en zona buena. Permitió un hit, pero no otorgó base por bolas.

El manager de Boston, Alex Cora, destacó que desde que comenzaron los entrenamientos le ha estado insistiendo al venezolano, junto con el instructor de pitcheo, Dave Bush, que no debe apelar a rondar las esquinas para ser efectivo.

“Necesita lanzar más strikes”, dijo Cora. “Le dije: ‘Confía en tu repertorio’”.

El control ha sido una materia pendiente para el venezolano. Sus boletos por cada nueve entradas (4.1), se situaron por debajo de la media en las Mayores (3.54) y su WHIP en un alto 1.47, en 2020. Mientras que caminó al 10,7% de los rivales que enfrentó y apenas abanicó al 17,6%, porcentajes nada halagadores. Aunque su capacidad para inducir rodados fue de 38,5%, por debajo del promedio de MLB (42,7%), pero aceptable.

Cora agregó que Pérez es lo suficientemente bueno como para sacar a los bateadores lanzando la pelota sobre el plato.

El martes, Pérez solo permitió que se le embasara Willy Adames, el primer bateador del juego. El dominicano conectó un roletazo al inicialista Michael Chavis, que fildeó sin inconvenientes el batazo, pero Pérez partió tarde hacia la base y Adames quedó salvo.

El tirador, de 29 años de edad, se repuso y obligó a Francisco Mejía a conectar la bola por los predios del antesalista Rafael Devers, que inició una jugada de doble out por la intermedia, para despejar las almohadillas.

La temporada anterior, Pérez mostró capacidad para “comer” innings, tras promediar más de cinco tramos por salida, en sus 12 inicios. Que es lo que espera Boston que vuelve a hacer en 2021, pero ahora cono cuarto o quinto en la rotación y no segundo como en 2020.

Con información de LVBP

La Mañana

Medio de comunicación impreso mas importante del estado Falcón, con 67 años de trayectoria.

Deja una respuesta