Cierre de locales de Zona Libre aún es lamentado en Paraguaná

Comparte

La entrada a Punto Fijo fue referencia del crecimiento vertiginoso de la economía en Paraguaná con la puesta en marcha de la ley de régimen especial de Zona Libre de Inversión Turística.

La apertura de un considerable número de locales comerciales dedicados a la venta de electrodomésticos, productos de alta tecnología, enseres domésticos, lencería y muebles, daban cuenta del éxito del proyecto que se promulgó en la península en 1998.

22 años han pasado de esa promulgación que dio un vuelco al quehacer del paraguanero que se deslastró de la industria petrolera para anclar sus esperanzas en la actividad comercial y turística.

El ascenso notable que generó importantes inversiones en materia hotelera, gastronómica y comercial de un plumazo cayó a límites inimaginables, generando confusión entre el empresariado, comerciantes, empleados y consumidores.

Para los especialistas en materia económica, la caída vertiginosa de la Zona Libre dejó al menos a 20 mil personas sin empleos directos y unos 40 mil indirectos.

Hoy el desfile de santamarias cerradas y vidrieras vacías dan cuenta de la muerte temprana de un proyecto que apenas alcanzó la pubertad.

En reiteradas oportunidades, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Paraguaná, Francisco Melián ha declarado el gran daño que generó el cambio a la normativa que regía a la Zona Libre.

En 2014 se aprobó la Ley de Desarrollo y Promoción Territorial y de Zonas Económicas Especiales y se estableció un nuevo control de cambio que cerró las puertas a los importadores para obtener dólares oficiales. Este nuevo proyecto dio al traste en las compras para restituir mercancía importada exenta de impuestos.

El resultado es evidente en el cierre del 90% de establecimientos comerciales dedicados al rubro de electrodomésticos. Tan sólo un 10% de negocios ofrece, tímidamente, algunos equipos de producción nacional a precio de dólar y sus espacios y razón social son compartidos con la venta de alimentos.

Darcia Guanipa laboró varios años en el área administrativa de un local de Zona Libre y expresó que muchas veces se le hace un nudo en la garganta al pasar por el lugar y ver en total abandono. «Siempre lamentaré que el Gobierno no haya podido levantar la Zona Libre que generó tanta mano de obra y elevó a Paraguaná como una de las zonas más prósperas del país».

Recordó que el turismo tuvo un repunte importante por la cantidad de personas de otras regiones que visitaban la península para aprovechar los buenos precios de la Zona Libre y se quedaban para disfrutar de las playas.

«La época de oro de Paraguaná donde muchos trabajaban incansablemente para seguir el ritmo imparable de la economía. Desde los carrucheros hasta los empresarios. Todos éramos importantes dentro de la Zona Libre», dijo Guanipa, quién es madre de dos jóvenes que salieron del país cuando la prosperidad económica cayó en picada.

Blanca Sánchez CNP 9237

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *