Benigno Alarcón: No tener condiciones no es excusa para no ir a votar

Comparte

El director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Benigno Alarcón, afirmó que la falta de condiciones no puede ser usada como excusa para no votar en las elecciones regionales convocadas para el 21 de noviembre por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Durante el foro Prospectiva Política Venezuela 2021, organizado por la casa de estudios, Alarcón aseguró que la falta de condiciones no hace imposible que en la nación se produzca una transición por la vía electoral. Dijo que aún cuando todo el escenario político parezca estar de cabeza, la oposición al régimen de Maduro podría salir victoriosa, pero eso implicaría una estructura bien organizada para poder ser una competencia real para el gobierno.

El especialista en Seguridad y Defensa advirtió que el oficialismo moverá sus piezas para intentar asegurarse el triunfo en el venidero evento comicial en el que serán electos gobernadores, alcaldes y concejales. Explicó que el chavismo apostará por la dispersión del voto con el objetivo de reemplazar a la oposición mayoritaria por una disidencia de menos incidencia en la ciudadanía.

«El gobierno tiene interés en desplazar a Guaidó y a todo el G4 porque es la oposición mayoritaria. Normalmente en regímenes autoritarios la practica común es la inhabilitación de candidatos, pero la realidad, por otro lado, es que es un mecanismo desgastado porque genera protestas en la comunidad internacional», detalló.

Alarcón recordó que de acuerdo a la encuestadora Delphos más de la mitad de la ciudadanía estaría dispuesta a acudir a las urnas electorales.

Tomando en cuenta los resultados del estudio de la firma señaló que si en estas elecciones la oposición tuviera recursos y una estructura, sin lugar a dudas lograría derrotar a los candidatos afectos al régimen de Maduro. Explicó que si no logra consolidarse para competir solo podrá triunfar en lugares puntuales.

Enfatizó en que preservar la unidad en este proceso comicial sería de suma importancia, pues aunque esta pueda tener criticas, es un referente. A su juicio, cuando la gente piensa en los partidos mayoritarios de la oposición, piensa en esa unidad conformada por los partidos Acción Democrática(AD), Primero Justicia (PJ), Un Nuevo tiempo (UNT), entre otros. Recalcó que si el referente desaparece la ciudadanía podría perderse.

Pese a que citó la más reciente encuesta de Delphos para reiterar que la intención a participar en las elecciones del 21 de noviembre es mayor a la de abstenerse, expuso que el dilema de un sector importante de la población de votar o no seguirá hasta el último día.

Sostuvo que, incluso, las fuerzas políticas tienen sus propios dilemas a resolver en estas elecciones. Señaló que, por ejemplo, el dilema que tendría el dirigente político Henrique Capriles es si ceder a la presión del gobierno para participar y si hacerlo con la Unidad.

En su opinión el dilema en el que se encuentra el G4, en cambio, es si se debe participar o no, mientras que el de la observación internacional es si la Unión Europea (UE) determina si envía o no una misión. Aunque «el problema es que con suerte la tendríamos en septiembre por lo que básicamente se habrá perdido la mitad del proceso».

Alarcón descartó que estas elecciones regionales sean prorrogadas, pues «el gobierno no la monta para correr el riesgo de perderla», debido a que, infirió, mover la fecha daría tiempo a la oposición para organizarse y llegar a acuerdos unitarios; así como también a la observación internacional de llegar a la nación desde el primer día, cuestión que no consideró sean convenientes para la administración de Maduro.

Ya no hay tiempo para primarias

Al preguntársele sobre las primarias en la nación, el director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello destacó que aunque es un mecanismo para tener una candidatura unitaria a estas alturas hacerla en todo el país, incluso solamente para para definir gobernadores, es prácticamente imposible.

«Hablamos que no vamos a tener una elección, sino 335 municipales y 23 regionales. Este es un proceso de una complejidad absoluta que no la teníamos hasta que se cambió la legislación para meternos en una megaelección, que es costosa y consume recursos. Agregarle la complejidad de unas primarias resulta prácticamente imposible», infirió Benigno Alarcón.

Con respecto a la incidencia de la migración venezolana y la inhabilitación de organizaciones políticas el experto indicó que sobre todo el éxodo es golpe flaco para la oposición. Argumentó que 80% de las personas que salieron de la nación son electores que votarían contra el régimen de Maduro y sus candidatos.

En cuanto a la inhabilitación de partidos, asomó que hay algunos mecanismos para superar este obstáculo. Uno de ellos es ir a los comicios, por ejemplo, con Un Nuevo Tiempo, partido de la Unidad que se mantiene habilitado o usar la propia tarjeta unitaria que ha sido la mas votada de los últimos años.

El referéndum debe tenerse presente

El profesor de la UCAB también hizo referencia a la figura del referéndum revocatorio como alternativa para lograr la salida del poder de Nicolás Maduro. Sobre esto enfatizó que este instrumento no está regulado por ninguna ley sino que está establecido en la Constitución.

Pese a lo complicados que, insistió, podría resultar la convocatoria del mecanismo, fue enfático en señalar que no es imposible sacarlo adelante. Benigno Alarcón ratificó que lo importante en este tema sería saber si la disidencia considera el referéndum como una estrategia o dentro de los puntos de agenda en la negociación.

«En el referéndum sucede que es a mitad de período y eso es el próximo año. Cumplir con los requisitos es cuesta arriba, pero podría ser que en este proceso de negociación se ponga sobre la mesa, porque no hay un argumento constitucional que permita eximirse de esta posibilidad. Otra cosa es que la observación pueda estar presente desde que se convoque para garantizar que no tendrá los traspiés que en 2016», añadió.

Para el abogado las transiciones en la nación se pueden dar por un actor reemergente o nuevo, aunque este último caso lleva mucho tiempo para materializarse. No obstante, insistió en que de acuerdo a las encuestas el presidente de la Asamblea Nacional electa en 2015, Juan Guaidó, sigue en la punta de liderazgo para la ciudadanía.

Aunque reconoció que la situación de los actores políticos no es la mejor porque la desconfianza apremia. El peso de la oposición mayoritaria explicaría por qué su llamado a votar tiene un impacto importante.

Con información de Tal Cual