Aula Abierta: Estudiar en casa es imposible sin electricidad

Comparte

Los estudiantes se enfrentan a una problemática difícil de resolver, pues, la interrupción del servicio eléctrico entorpece el efectivo desenvolvimiento de la educación a distancia, decreto suscitado por los casos de COVID-19 en el país.

Para constatar la realidad que atraviesan los estudiantes por los cortes eléctricos durante la cuarentena, Aula Abierta, en conjunto con Gritemos Con Brío y la Federación Nacional de Estudiantes de Derecho (FENEDE), realizó una encuesta a estudiantes de universidades públicas y privadas, para evidenciar las afectaciones a la educación de calidad generan los constantes apagones acaecidos en algunas zonas del país.

Más del 80% de los estudiantes encuestados indicaron que las fallas del servicio en su residencia son frecuentes. Además, el 61.7% de los estudiantes consideran que los cortes eléctricos afectan negativamente el desempeño de las clases a través de la modalidad a distancia, ya que los rangos de duración de los cortes son entre una a 5 horas al día. Casi una cuarta parte de los consultados (23,4%) pasa entre 5 y 12 horas al día sin electricidad en sus hogares.

Algunos estudiantes reportan que sufren cortes eléctricos por más de 12 horas.

Por motivo de las fallas en los servicios públicos, distintos movimientos y líderes estudiantiles manifestaron que a los estudiantes se les imposibilita cumplir con esta medida. Según el movimiento Gritemos con Brío continuar con las actividades desde casa es “imposible de lograr”.

“Esta realidad genera una profunda desigualdad que permea en el acceso a la educación en Venezuela, ya que, a pesar de los intentos de continuar los estudios a distancia, en muchos casos esto es imposible de lograr”, declaró en su cuenta de Twitter.

Por otra parte, la encuesta autónoma realizada por los estudiantes de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM) aplicada a 1.421 estudiantes, evidencia que el 76.66% de los encuestados no se encuentran en condiciones mínimas para adoptar el “Plan CASA” diseñado por las autoridades de esa casa de estudios, debido a la interrupción constante del servicio eléctrico, pues manifiestan llegan a ocurrir dos veces al día y por tiempos prolongados.

Aula Abierta ha denunciado que desde el primer apagón nacional, ocurrido el 7 de marzo de 2019, no se ha estabilizado el sistema en su totalidad, es por ello que se observan las repercusiones cuando existen apagones en algunas regiones del país, el informe “Violaciones de derechos humanos en la disponibilidad y acceso a servicios públicos básicos en el municipio Maracaibo, Estado Zulia” se documenta sobre la emergencia del sistema energético.

Además, el estado de emergencia en el que se encuentra la universidad venezolana a causa de problemas estructurales como la asfixia presupuestaria, crisis de servicios públicos y deficiencias en el servicio de internet, agravados por la Emergencia Humanitaria Compleja, hacen que la educación impartida a través de la modalidad a distancia no cumpla con los estándares de calidad, disponibilidad ni accesibilidad para los estudiantes universitarios, lo cual es comprobado en el informe “Afectaciones a la educación de calidad de las universidades publicas venezolanas en el marco del Covid-19”.

Con información de Runrun.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *