Más sobre las lecciones de la Historia

Comparte

La fecha hace propicio reunirse una vez más con la historia de Venezuela. Me permitiré incursionar en ella, más como ciudadano venezolano, que como  experto conocedor de la materia. Pocos días atrás, el 23 de enero, la reunión fue con la historia brillante, la de la segunda independencia y del nacimiento de la democracia.

Hoy la sesión es con la historia negra, la de las muertes del liderazgo político y de la democracia en Venezuela. Fidel Castro padeció durante unos 40 años la frustración de su intentona comunista de apoderarse de Venezuela- A la larga, se puede decir que fue la insatisfacción y el rechazo del pueblo venezolano a los directivos de los partidos políticos, sobre todo los de Acción Democrática y Copei, lo que determinó la caída del sistema democrático en nuestro país. En el camino se registran los fracasos de los atentados del 27 de febrero de1989,contra un gobierno recientemente victorioso por el voto del pueblo, y los del 4 de febrero de1992 y 27 de noviembre de 1992. 

Por cierto que entre las cosas que llaman  la atención, dentro de lo que todavía no se termina de explicar con relación al 4 de febrero, se puede destacar el hecho de que de que mientras se atribuye a una estrategia del partido comunista la infiltración de “fichas” en las Fuerzas Armadas, las cuales fueron supuestamente las que acaudillaron este golpe, en la realidad no se apreció lo que debió ser la esperable orientación “roja” de los cabecillas del movimiento, en tanto que si lograron realizar un papel preponderante, otras “fichas” como Luis Miquilena y José Vicente Rangel, quienes más allá de una posible inclinación ideológica izquierdista  no llegaron a destacarse como comunistas. Este puede ser otro asunto, entre los varios ”inexplicados” del 4F.

En todo caso, lo más significativo de lo registrado durante esos días, fue la “debilidad y fragilidad” que llegó a mostrar el sistema democrático, dando la impresión que ya no tenía asidero en Venezuela, lo que se comprobó en diciembre de1998 con la victoria de Chávez, la cual fue más bien, la derrota y caída del sistema democrático. Se debe tener presente que este ya había pasado por su otro gravísimo error, la destitución de Carlos Andrés Pérez, debida no a alguna determinante falta en su gestión presidencial, sino a un pase de factura por parte de sectores y personas con suficiente poder y carencia de conciencia venezolana, en respuesta a los efectos dañinos para ellos de la política de descentralización, la cual significó una definitiva pérdida de poder para los caudillos partidistas que se ”repartían” la torta del país desde Caracas, y de la política de apertura de la economía nacional, la cual acababa con los monopolios tradicionales. La historia es siempre una escuela que deja lecciones. Aquí se puede apreciar la lección relativa a las condiciones de toda naturaleza que debe reunir el liderazgo de un país como el nuestro, entre las cuales se puede resaltar la de estar dispuesto a aportar a Venezuela lo que se puede a los fines del bienestar de los venezolanos y la ausencia de apetencias personalistas.

Douglas Játem Villa

La Mañana

Medio de comunicación impreso mas importante del estado Falcón, con 67 años de trayectoria.

Deja una respuesta