Huelga de hambre de reclusos de la Comunidad Penitenciaria de Coro preocupa a familiares

Comparte

Los familiares de los reclusos de la Comunidad Penitenciaria de Coro están angustiados por la huelga de hambre que iniciaron el lunes porque esto empeoraría las condiciones de salud y desnutrición de los individuos.

Madres, esposas y hermanas, se concentraron este jueves en las inmediaciones del reciento para que les informen sobre el estado de salud de sus familiares presos; refieren que ninguna autoridad del penal comunicó sobre la reanudación del pase de paquetes y especialmente las raciones de comida que venían trayendo para que los presos resolvieran el resto de la semana.

Insisten en que si en el penal y el Ministerio de Asuntos Penitenciarios no están en capacidad de asumir la alimentación de la población penal, que permitan el ingreso de la comida que traen los familiares quienes no están de acuerdo con la huelga de hambre, pues consideran que la misma empeora a los presos que de por sí están raquíticos y desnutridos.

Asimismo, acusan retardo procesal y condenan que jueces posterguen audiencias, el no trasladado de penados a los estados y circuitos judiciales que llevan sus causas o el no cómputo de penas y no otorgamiento de medidas cautelares a penados que ya han cumplido más de la mitad de sus condenas y optan a beneficios.

Redacción de La Mañana