Honduras despliega 600 policías tras decreto de emergencia de Seguridad

Comparte

El Gobierno hondureño de la presidenta Xiomara Castro de Zelaya, luego del decreto de emergencia de seguridad del jueves por el desproporcionado índice de delitos de extorsiones en el país, desplegó el domingo a más de 600 policías militares a las zonas fronterizas para combatir a grupos criminales.

«En cumplimiento de la orden emanada por la presidenta de la República y en el marco del Plan Integral de Seguridad, este día más de 600 policías militares del orden público han salido a reforzar los operativos de seguridad en los puntos fronterizos», informó , Mario Rivera, portavoz de la Policía Militar de Orden Público (Pmop).

Luego del despliegue, la policía militarizada hondureña reportó varios operativos, entre ellos allanamientos en las colonias Murillo Soto y Bálsamo y en las aldeas Tejerás, el Nance y San José en Olanchito, Yoro. informaron este lunes las autoridades.

Antes, el cuerpo policial informó también del operativo de decenas de uniformados que «salieron a reforzar los dispositivos de seguridad en la zona fronteriza», esto para dar «cumplimiento a la orden emanada por la señora Presidenta de la República y en el marco del Plan Integral de Seguridad».

Rivera indicó que los refuerzos fueron enviados a los departamentos de Choluteca y Valle, en el sur del país; La Paz, Intibucá y Ocotepeque, en el oeste, Santa Bárbara y Cortés, en el noroeste, y El Paraíso y Gracias a Dios, en el este. «Los efectivos se van a mantener por tiempo indefinido» para «evitar el ingreso de estructuras criminales, narcotráfico, sicariato, asociación ilícita, entre otros delitos», agregó el vocero, citado por AFP.

El jueves pasado, la presidenta Castro, quien asumió su mandato en enero, decretó «emergencia nacional», y anunció el «plan integral para el tratamiento de la extorsión y delitos conexos», por crecientes denuncias desde sectores de la sociedad hondureña por el repunte de delitos. Bajo el argumento del alza en los índices delictivos, se registraron en Honduras protestas de transportistas y pasajeros.

Los miembros de la Pmop, salieron de la capital del país Tegucigalpa, en autos blindados hasta las poblaciones fronterizas con El Salvador, Guatemala y Nicaragua, informaron medios locales, el plan consiste en evitar el ingreso de pandilleros a territorio hondureño.

Vale recordar que del lado salvadoreño, el presidente de ese país, Nayib Bukele, mantiene desde hace más de siete meses un estado de excepción, al que se le atribuyen violaciones masivas a los derechos fundamentales de la población en general; con redadas masivas y encarcelamientos en condición de hacinamiento de miles de personas, esto en nombre de la llamada «guerra a las pandillas» en referencia a los grupos delictivos conocidos como Maras Salvatruchas 13, Barrio 18 Sureños y Bario 18 Revolucionarios, por nombrar sólo a los más violentos.

Se estima que la «guerra contra las pandillas» de Bukele ha impulsado un desborde de la delincuencia más allá de las fronteras de El Salvador.

EFE