El abandono operativo de empresas básicas incrementa los riesgos de accidentes laborales

Comparte

Los últimos accidentes laborales en las empresas básicas son otra evidencia más de la destrucción del parque industrial, no solo por la falta de producción sino porque se omiten los protocolos de seguridad que ponen en riesgo la salud y vida de los trabajadores.

La coordinación de Gestión Pública Regional de Vente Venezuela en Bolívar inició una serie de conferencias, empezando por el tema de la salud ocupacional.

No es solo que se omiten los protocolos de seguridad en las jornadas, es que tampoco cuentan con seguro médico, y la realidad del sistema de salud pública en el país es de centros hospitalarios totalmente desasistidos.

Pablo De la Rosa, especialista en el área de salud ocupacional y presidente de la Sociedad Venezolana de Salud Ocupacional, Capítulo Guayana, destacó que atender este tema es de vital importancia para sostener la economía del país.

“Poner a producir a un país con trabajadores enfermos es casi imposible. En el pasado era bien organizado, con recursos ahora limitados”, señaló.

Precisamente, durante la ponencia se hizo mención a las medidas que se tomaban para prevenir lesiones y daños a nivel auditivo, visual, de la piel y accidentes mayores. Hoy nada de eso se cumple y los trabajadores laboran sin uniformes ni implementos y equipos de seguridad.

“Antes nos ocupábamos en conservar la salud de los trabajadores, porque estábamos en condiciones normales, teníamos recursos para eso, pero ahorita me atrevería a decir que estamos desarrollando un parque industrial en contingencia ocupacional”, afirmó.

La mayoría de los trabajos en las industrias se realizan en situaciones de precariedad, lo que implica un reto para los que están en salud ocupacional y se organizan en buscar vías para conservarla.

“Anteriormente todo estaba establecido y había protocolos a seguir para que el trabajador iniciara y terminara su jornada de salud totalmente sano. Ahorita las jornadas son en condiciones subestandar”, agregó.

Sin correctivos en seguridad

El accidente laboral más reciente ocurrió el pasado 26 de enero en la Siderúrgica del Orinoco. Ernesto Carrillo, de 50 años de edad, era jefe de mantenimiento en Planta de Pellas en Sidor, cayó de un andamio cuando realizaba una inspección en el área de preparación y moliendas. Sidoristas denunciaron que el accidente fue a consecuencia de no cumplir con los protocolos de seguridad, condición a la que son expuestos por imposición de la gerencia de la empresa.

En octubre de 2019 ya en Sidor se había registrado dos accidentes laborales significativos.

“El primero fue un incendio en la sala de control en Planta de Pellas, en el manejo de unos equipos que, por falta de mantenimiento, dos trabajadores estuvieron expuestos a gran cantidad de humo. Posterior a este accidente, solicitamos a la presidencia e Inpsasel la investigación, para establecer compromisos que llevaran a la corrección. No hubo respuesta”, denunció Frank Oliveros, miembro de la Comisión Paritaria de Higiene y Seguridad en Sidor, tras la muerte de Carrillo.

El segundo accidente ocurrió en la Planta de Peletización, en la Línea A, cuando “un trabajador, desmontando unos equipos, recibió un fuerte impacto en la cabeza por un material que fue lanzado y casi le cuesta la vida. Se exigió en comunicación firmada por todos los entes burocráticos, e igual la presidenta Yajaira Rangel no dio respuestas”, agregó Oliveros.

Con información de https://www.correodelcaroni.com/

Deja una respuesta