«Sindicato» de Barrancas sabía que iba a ser atacado y siguió con la fiesta de Fin de Año

Comparte

Los líderes del Sindicato de Barrancas, organización que controla a la fuerza dicha población del estado Monagas, ya tenían conocimiento de que elementos de la guerrilla colombiana los iban a atacar y por ello prohibieron el uso de fuegos artificiales en la zona el 24 y el 31 de diciembre con el fin de confundir las detonaciones con los disparos hechos por armas de fuego.

De acuerdo a una persona que se comunicó con El Pitazo, el pueblo de Barrancas obedeció por temor a la orden del llamado Sindicato debido a que «es una organización que amenaza de muerte a los pobladores, que le cobra vacuna al comerciante y cuyos integrantes se pasean por las calles mostrando sus armas de fuego para amedrentarnos».

Manifestó que aún así, los del Sindicato de Barrancas siguieron adelante con los preparativos para la celebración de Año Nuevo en plena calle y ordenó colocar una miniteca con 60 cornetas en una intersección. En la fiesta, junto a los organizadores, habían algunos pobladores.

Reportan que cerca de las 3:00 am del 1° de enero se registró una ráfaga de disparos que paró la celebración; hecho que fue el inicio de la refriega que terminó al menos con siete personas muertas y dos heridas. Actualmente el pueblo está militarizado.

Con información de Tal Cual