Ni las casas de Dios son respetadas por los delincuentes en el Municipio Falcón

Comparte

Lo que ha sido catalogado como un abominable, atroz y rechazable hecho por parte del presbiterio Robert Senior de la Cuasi Parroquia Nuestra Señora del Mar de Adicora, que abarca 13 comunidades, es el robo de la campana y el Cáliz del templo Nuestra Señora del Valle de la comunidad de El Supí en el Municipio Falcón, el cual al parecer ocurrió el pasado 21 de agosto y sería vendido a los llamados chatarreros.

En unas contundentes declaraciones el sacerdote, quien señaló que no se había hecho nada por compromisos de la iglesia, pidió a los delincuentes que regresen estos objetos “alertamos a algunas personas de la comunidad, también se robaron un Cáliz de la sacristía, suponemos que es para vendérsela a los que compran chatarras. Particularmente repudio este acto porque de por si todo robo o todo hurto es un pecado y atenta contra la dignidad del ser humano y más cuando se trata de un objeto que es dedicado al culto a la ayuda de la comunidad y a la iglesia”.

Según explica el padre Senior, han puesto la denuncia en la comandancia de la Policía del Estado Falcón de Pueblo Nuevo y han alertado a través de los medios de comunicación y además se han reunido con las autoridades de la comunidad “no podemos quedarnos con los brazos cruzados y quiero que éste mensajes llegue a los que compran este tipo de cosas. Sabemos de buenas fuentes que la estuvieron vendiendo en El Hato donde no fue vendida por no verse involucrados y sabemos de buena fuente también que fue vendida en Punto Fijo y esas personas quienes sabemos quiénes son siguen libres por no tener pruebas aún”.

Asimismo, el representante de la iglesia de católica indicó que todas la personas que le duele la iglesia repudian este acto por lo que han tomado acciones y seguirán tomándolas “las personas que se dedican a esto no pueden estar cerca de Dios, que las personas que se dedican a robar y más a la iglesia son personas sin conciencia que no tienen temor de Dios por lo tanto no les puede ir bien en la vida y quedan auto excomulgada del amor de Dios por lo que declaro que si estas personas no devuelven estos objetos no les va ir bien y tendrán una vida de falta de amor y a pesar que tendrán un dinero inmediato no tendrán una vida de calidad y no serán prósperos”.

Finalmente el párroco dijo “más que se objetos valiosos económicamente, son objetos valiosos simbólicamente, representan la presencia de Dios en nuestra comunidad”

Danilo Sarmiento / CNP: 10.435