“La fiebre del hierro”: Cambiar chatarra por comida, un fenómeno en auge en Tucupita

Comparte

La búsqueda de hierro se ha extendido por toda Tucupita. Quienes se dedican a esta actividad hacen lo posible para conseguir las chatarras para comer.

Las personas que se dedican a recolectar chatarras, para vendérselas a compañías que llegaban a Tucupita desde el estado Bolívar, conseguían el hierro con mucha facilidad, pero se fueron sumando más buscadores, ahora resulta más difícil conseguir el material.

Ahora hay personas que se dedican a cambiar comida por hierro para después revender la chatarra a los camioneros. Los talleres mecánicos son los lugares principales a donde acuden con más frecuencia.

Narciso Quevedo, un ciudadano que vive en la urbanización Delfín Mendoza de Tucupita, asegura que el negocio de vender chatarras, continúa: Solo que, al agotándose el hierro, han tenido que ingeniárselas.

Con información de La Patilla