Jorge Linares busca un cuarto título mundial que lo lleve a la gloria histórica del boxeo

Comparte

El boxeador criollo Jorge Linares aun descarta el retiro. El venezolano entiende que lo han puesto para que pruebe la calidad del pugilista Devin Haney y le sirva de peldaño como un nombre ilustre en su récord, pero el «Niño de Oro» tiene como objetivo el arrancarle su faja de campeón al joven.

Con tres cetros en su ilustre carrera, Linares no tiene deseos de escribir su último capítulo en el ring y ya se encuentra en Las Vegas para el choque que tendrá lugar este 29 de mayo.. Haney viene de vencer a otro veterano ex campeón del mundo como Yuriorkis Gamboa, pero esta puede ser una historia diferente.

Después de un largo período de inactividad en Japón, Linares llega renovado y consciente de que muchos le consideran la próxima víctima de Haney. El deja que todos opinen, pero viene a hablar más alto que nadie y, especialmente que su oponente, cuando suene la campana.

El barinés sostiene que el tiempo de descanso y preparación en tierras niponas han sido importantes, luego de vencer el «combate» ante el Covid-19. “La verdad es que nos venimos preparando desde hace mucho tiempo, desde antes para la pelea con Fortuna, pero tuvimos contagio con coronavirus. Seguí en el gimnasio. Nunca he parado. Siempre he estado ocupado. Es impresionante cuántos sparrings ya he realizado sin poder pelear. Pero no llamo esto inactividad’’.

La pandemia puso en jaque su concentración, pero sostiene que el apoyo de su entrono fue fundamental para afrontar este compromiso. “Recibí mucho apoyo moral de mi novia, de mi equipo, de mi hermano. No es fácil. El mundo del boxeador depende de cada pelea. Mi hija vive en Miami. Tengo un año y dos meses sin poder verla, solo por videollamadas. Por el horario, si quiero llamarla está durmiendo. Psicológicamente, eso puedo afectar a muchos boxeadores. He pasado momentos difíciles, pero estamos vivos, estamos bien y emocionado por la gran pelea’’.

Linares no obvia la calidad y buen guanteo de su próximo rival, respeta su estilo y espera dar un buen espectáculo el sábado. «El estilo de Haney es limpio, bonito. Boxea. No sé si vaya a guerrear conmigo en la zona interior, pero espero que hagamos una pelea bien bonita, pero obviamente, habrá un solo ganador y seré yo’’.

Boleto a la inmortalidad

Ningún boxeador nacido en nuestro país ha sido exaltado a la inmortalidad del deporte y el oriundo de Barinitas considera que al conquistar su cuarto título mundial, esta vez en Ligero, podría ser un pasaje directo a la historia. “Sería la puerta que sellaría mi entrada al Salón de la Fama. Sería más que todos los cinturones que he logrado. Sería mi broche de oro. Ser el único venezolano en el Salón de la Fama para mí va a significar muchísimo. Pero queda mucho sacrificio por medio’’

Manuel Arrechedera / CNP: 22.016 con información del Nuevo Herald

La Mañana

Medio de comunicación impreso mas importante del estado Falcón, con 67 años de trayectoria.

Deja una respuesta