Iván Freites: Incendio en Amuay tiene consecuencias devastadoras

Comparte

Las consecuencias para la refinería de Amuay y el sector petrolero en el país “seguramente serán devastadoras” por constituir esta refinería la única en operatividad en todo el país con la producción de 80 mil barriles diarios de 956 de capacidad instalada.

Iván Freites, presidente del Sindicato de Trabajadores Petroleros, Gasíferos y Conexos del estado Falcón dijo “a los trabajadores solo les queda encomendarse a Dios” así como extendió la reflexión a los habitantes residentes de los alrededores de la refinería.

Asegura que el desmantelamiento de la industria petrolera “hará muy difícil su recuperación porque un incendio de cuatro horas es devastador”. Espera que las dos destiladoras no estén afectadas y  la planta catalítica que está refinando diariamente 40 mil barriles de gasolina básica, -no de buen octanaje-, pero sirve para paliar la crisis de gasolina en la entidad y en el país.

La noche de este jueves y tras una fuerte lluvia con descargas eléctricas la refinería de Amuay presentó un incendio cerca de las 9:30 de la noche lo que generó zozobra y alarma en la población. Esto aunado a un apagón casi general de la Península de Paaraguaná tras quedar sin servicio  la línea 1 Isiro – Punto Fijo 2 a 115 KV., al igual que las unidades generadoras JC1 y JC2 de la Termoeléctrica Josefa Camejo y al mismo tiempo queda inoperativa la unidad generadora PPF-09 de Planta Punto Fijo.

Asegura Freites, no un hay un tiempo estimado de recuperación porque se sabe lo difícil de la industria. Funcionarios del Sebin en estos momentos tienen tomadas las instalaciones para investigación “seguramente buscan pendejos a quien atribuirle lo ocurrido este jueves” dijo Freites, “todos sabemos que los culpables de esta situación están en Caracas y lo que están es enriqueciéndose con el saqueo de la industria petrolera”.

Al momento del incendio, no estaban disponibles lo controles de seguridad, ni contra incendios, los equipos están  baipaseados (puenteados) son condiciones inseguras que mantienen en vilo a la industria. La refinería de Amuay era la única en funcionamiento en todo el país y tras el incendio está paralizada.

El sindicalista está preocupado por cuando ni la Asamblea Nacional ha tomado cartas en el asunto. La situación política del país está marcando la agenda y se descuidan otras cosas.

Desde el 2010 fueron denunciadas ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) las graves dificultades que presenta la industria petrolera en el país y el riesgo de los trabajadores que prestan servicios a la misma.

Joanne López CNP 12.894

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *