Fe y Alegría exige a Onapre reconsiderar medidas que ponen en riesgo a todos los docentes

Comparte

Por varios días, los docentes activos, jubilados, pensionados y hasta el personal administrativo y obrero del sector educación en todo el país han salido a las calles a protestar y han acudido al Ministerio de Educación para exigir el pago completo del bono vacacional, pues la cancelación de este beneficio se está haciendo con base en el salario de mayo de 2021 y no con el último ajuste; esto tras el acuerdo fue firmado por representantes de la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FUTV), y los ministros Tibisay Lucena y Francisco Torrealba.

La profesora Noelbis Aguilar, directora del Programa Escuelas de Fe y Alegría, exigió este viernes 5 de agosto al Estado, en especial a la ministra de Educación, Yelitze Santaella, y a la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) y a quienes generan las políticas educativas «reconsiderar todas esas medidas que ponen en riesgo la dignificación del personal docente, un personal que es clave porque garantiza el progreso y el desarrollo del país». Dice que los maestros tienen que ser dignificados, pagándoles lo que se ganaron con esfuerzo.

La profesora aseguró que en el país, los maestros donan su trabajo porque el pago que reciben no se corresponde; por lo que piden a las autoridades el pago un salario justo, luego de haber entregado todo en un contexto complejo. Agrega que solo están pidiendo que se cumpla la ley y nada extraordinario.

De la misma manera, Noelbis Aguilar recuerda que para estas fechas los maestros deberían estar descansando, y no luchando en las calles para pedir lo que les corresponde. Los docentes no han sido ajustados y el personal obrero no ha recibido el pago del bono vacacional.

Los educadores reclaman por el incumplimiento en la cancelación del bono vacacional, que fue fraccionado en tres meses en lugar de hacerse un pago único. Al igual que el resto de los sectores, los maestros y profesores también fueron afectados por las rebajas hechas por Onapre, a través de un instructivo, desde el mes de mayo.

Insisten en pedir al Estado que los oiga, que respeten sus derechos y a la ministra de Educación le piden que «medie para que saquen los recursos de dónde los tengan que sacar».

Por su parte, Charles Lazzari, presidente de Fe y Alegría,afirma que «esta medida es ilegal, es nula» y que los docentes están reclamando «un derecho irrenunciable».

Lazzari se pregunta por qué si el personal cumplió por qué no se cumple con ellos. «Señor presidente, señora ministra (Yelitze Santaella), señor director del Onapre, esta gente ha cumplido; cumplan ustedes. No se puede renunciar a ese derecho por mandato de la propia Constitución. Cumplan para que sigamos cumpliendo todos los docentes, no solo los de Fe y Alegría, sino el resto de los trabajadores vinculados con la educación que se ven afectados por esta medida que es ilegal».

Para el presidente de Fe y Alegría, esta situación es tan paradójica que la califica de «otro mundo».

Exigen porque cumplieron
Fe y Alegría exige que se cumplan con los beneficios del personal porque ellos cumplieron con sus labores. Mantuvieron abiertos preescolares, escuelas, liceos, escuelas granjas, casas de atención, centros universitarios, emisoras educativas y centros de capacitación.

Tienen más de 10.000 personas que aportan a la educación de los sectores populares del país.

Entre la población atendida desde los centros educativos de Fe y Alegría destacan: 10.825 niños en preescolares, más de 50.000 niños de primarias, más de 41.000 estudiantes de bachillerato, más de 2.000 universitarios en cinco institutos universitarios, incorporaron en la profesionalización a 140 docentes no graduados y atendieron a 760 personas a través de cursos de extensión en institutos universitarios.

También atendieron a niños en centros de educación especial, niños indígenas y ejecutaron 15 proyectos en 16 estados en áreas de alimentación escolar, rehabilitación de espacios, apoyo económico para el personal y estudiantes más vulnerables; beneficiando a casi 58% del personal y a 68% de los estudiantes.

Con información de TalCual