11- S El día que cambió el mundo, por Fredis Villanueva

Comparte

El próximo sábado, 11 de septiembre se conmemoran 20 años del mayor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos con un saldo cerca de 3.000 muertos y más de 25.000 heridos, aunado a las terribles secuelas que muchos de los afectados aún sufren y, que quizá, nunca las lleguen a superar.

El 11 septiembre de 2001 (llamado por el numerónimo 11-S), el mundo cambió, nada volvió a ser lo mismo de antes, cuando una serie de cuatro atentados terroristas suicidas cometidos la mañana del martes de dicha fecha en los Estados Unidos, por la red de yihadista Al Qaeda, que mediante el secuestro de cuatro aviones comerciales estadounidenses, cargados de combustibles para ser impactados contra diversos objetivos, causaron la muerte de 2.997 personas, incluidos los 19 terroristas islamistas y la desaparición de 24 víctimas, en la ciudad de Nueva York, Washington y en las afueras de Shanksville, Pensilvania.  Los daños materiales, fueron estimados en más de 10 mil millones de dólares. Este hecho precedió a la guerra de Afganistán y a la adopción por parte del gobierno de George W. Bush y sus aliados de la política <<guerra contra el terrorismo>>.

Como consecuencias del fallecimiento de miles de personas inocentes y muchísimas más heridas e, incluso, con secuelas permanentes, el mundo cambió para siempre. La lucha contra el terrorismo, el desarrollo tecnológico y la vigilancia de los ciudadanos tomaron una dimensión y un rumbo que nadie hubiese advertido antes de los ataques. Sin duda, que la guerra contra el terrorismo cambió el mundo.

Todo el mundo recuerda lo que estaba haciendo aquel martes, a las 8.46 am, del 11-S de 2001, cuando Nueva York, no había hecho más que amanecer. De repente, un Boeing 767 de American Airlines, con 92 personas a bordo y secuestrado unos pocos minutos antes, arremetía contra una de las Torres Gemelas a la altura del piso 80. Escasos minutos después, otro avión del vuelo 175 de United Airlines, hacía exactamente lo mismo en la otra Torre. Un tercer avión de American Airlines fue impactado contra la fachada oeste del Pentágono, en Virginia. El cuarto avión, de United Airlines, se estrelló en campo abierto cerca de Shanksville, Pensilvania. Ese día, a esa hora, el mundo comenzó a cambiar para no volver a ser nunca más el mismo.  

En mi muy humilde reflexión final, basada en la lectura a varios especialistas en la materia referente al 11-S de 2001, en donde ellos aseguran: ese fue el día en que el mundo cambió para siempre, porque ocurrió lo inesperado. Derribaron al gigante en su propio terreno. Algo que nunca había ocurrido y que cuando sucedió, originó una serie de consecuencias que al día de hoy, propincuo a cumplir 20 años, siguen teniendo efectos, hasta tal punto, que la dinámica mundial en muchos aspectos se alteró y no ha sido la misma.

Gracias por invertir su valioso tiempo en leerme, ojalá se sienta gratificado por la inversión de mismo.

¡Un abrazo lleno de bendiciones!

¡Hasta el próximo miércoles, Dios mediante!

Por Fredis Villanueva.